HARARE, Zimbabue (AP) — El presidente de Zimbabue culpó el miércoles a la oposición por la violencia que estalló en la capital tras las elecciones de hace dos días y cuyos resultados todavía no se dan conocer. Al menos tres personas han muerto.

El mandatario Emmerson Mnangagwa dijo en una declaración publicada por la prensa estatal que los opositores encabezados por Nelson Chamisa son responsables por el caos, “que buscan obstaculizar el proceso electoral”.

La policía invocó una ley de seguridad que prohíbe congregaciones públicas. Y fueron desplegados militares.

La embajada de Estados Unidos dijo que está “profundamente preocupada” debido a la intervención militar. En un comunicado, la embajada llamó a las fuerzas de seguridad a mostrar autocontrol y a los líderes de los partidos políticos a pedir calma a sus seguidores.

El opositor Movimiento para el Cambio Democrático les dijo a reporteros que Chamisa está “sorprendido” por los acontecimientos en Harare. La oposición dijo que condena todas las formas de violencia.

La oposición y observadores electorales occidentales han llamado a que se den a conocer lo más pronto posible los resultados de los comicios. La comisión electoral dijo que “mañana en algún momento” dirá cuándo se publican.

Partidarios de la oposición se concentraron el miércoles frente a la comisión electoral de Zimbabue, rodeada por policías antimotines, a la espera de los resultados de los comicios, primeros tras la caída del longevo caudillo Robert Mugabe.

El partido gobernante ZANU-PF obtuvo la mayoría de los escaños del Parlamento, anunció la comisión electoral. Los observadores internacionales evaluaban si la elección fue libre e imparcial, de lo cual dependería el levantamiento de las sanciones que pesan sobre el país.

ZANU-PF obtuvo 109 de los 210 escaños de la Cámara de la Asamblea, mientras que el Movimiento por el Cambio Democrático, obtuvo 41. Partidos más pequeños lograron dos representantes, dijo el órgano electoral y añadió que quedaban 58 diputados por asignar.

La comisión reiteró que anunciará los resultados de la contienda por la presidencia _que mide al presidente Mnangagwa con Chamisa_ una vez reciba los votos procedentes de todo el país.

La oposición ha denunciado irregularidades, afirmando que los resultados no fueron publicados frente a la quinta parte de las mesas de votación como establece la ley.

Por su parte, el gobierno de Mnangagwa ha acusado a Chamisa y sus partidarios de incitar a la “violencia” al declararse ganadores.

“Advierto a tales individuos y grupos que nadie está por encima de la ley”, dijo el ministro de Asuntos Interiores, Obert Mpofu. Las fuerzas de seguridad “seguirán en alerta elevada y vigilarán la situación de seguridad”.

La posibilidad de enfrentamientos puso de manifiesto las tensiones que reinan en esta nación del sur de África, debilitada por el prolongado régimen de Mugabe. El ex líder de 94 años permaneció en el poder desde la abolición del régimen de minoría blanca en 1980 hasta noviembre pasado, cuando una rebelión militar y del partido gobernante lo obligó a renunciar.

Mnangagwa, un ex vicepresidente que se enemistó con Mugabe y lo sucedió, dijo que sus resultados en eran “extremadamente positivos” a la vez que exhortó a la gente a aguardar los resultados oficiales.

Chamisa, un abogado y pastor que preside el MDC, dijo que su propio recuento indica que ganó la elección y que se dispone a formar el próximo gobierno.