NUEVA YORK (AP) — La agencia operativa del World Trade Center emitió el lunes una disculpa durante la conmemoración solemne del atentado de 1993 en el edificio, al indicar que la oficina y el país no estaban preparados para un evento que se convirtió en precursor de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

La disculpa se presentó en el 25to aniversario del estallido, en el que murieron seis personas, incluyendo una embarazada. El tributo incluyó una misa en una iglesia cercana al World Trade Center, así como una ceremonia en el monumento conmemorativo del 11 de Septiembre.

“No estábamos listos para lo que nos visitó ese día”, dijo Kevin O’Toole, director de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey durante la ceremonia. “Estados Unidos no estaba listo para lo que nos visitó ese día. Y por eso, les digo: Lo lamento”.

La ceremonia también incluyó una lectura del nombre de las víctimas y un momento de silencio a las 12:18 p.m., la hora en que ocurrió la explosión, convirtiéndose en un presagio del mayor terror que ocurriría en las torres gemelas ocho años después.

La atención en torno al 25to aniversario está “muy atrasada”, dijo Judy Shirtz, cuñada de Stephen Knapp, quien cree que las pérdidas en familias como la suya quedaron opacadas por los atentados del 11/Sep, en donde el saldo fatal fue mucho mayor.

“Nos ocurrió primero a nosotros y no debió ocurrir de nuevo, pero pasó”, declaró.

“Aunque opacado por el 11 de Septiembre, el atentado explosivo de 1993 representó un momento crucial en la historia del World Trade Center, la historia de la ciudad de Nueva York y, sinceramente, en nuestro reconocimiento nacional con el terrorismo en una era global”, dijo la presidenta del museo del 11 de Septiembre Alice Greenwald, cuya institución cuenta con una exhibición permanente del atentado y una instalación especial para conmemorar el aniversario. “Contaba con tantos elementos que posteriormente asociaríamos con el 11 de Septiembre.

La bomba, en un estacionamiento subterráneo, fue accionada por extremistas musulmanes que buscaban castigar a Estados Unidos por sus políticas en Medio Oriente, según los fiscales federales. Seis sospechosos fueron condenados y están en prisión, incluyendo al supuesto líder Ramzi Yousef, sobrino del autoproclamado autor intelectual del 11 de Septiembre, Khalid Sheikh Mohammed. Un séptimo sospechoso del atentado permanece prófugo.

Se calcula que 50.000 personas huyeron a oscuras de las torres gemelas, algunas abriéndose camino por las escaleras repletas de humo, y otras fueron rescatadas de los elevadores fuera de servicio o recogidas del techo por helicópteros de la policía. Más de 1.000 personas resultaron heridas.