BOGOTÁ (AP) — Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, interpondrá una demanda contra el exlíder de la liga profesional del país, quien esta semana lo vinculó con un escándalo que abarca desde reventa ilegal de boletos de partidos de la selección hasta recepción de sobornos e interceptación de comunicaciones.

Jesurún, quien es además miembro del Consejo de la FIFA, informó que demandará por injuria y calumnia a Jorge Perdomo, quien había afirmado que algunos dirigentes del fútbol nacional recibieron sobornos por un total equivalente a 1,333 millones de dólares para permitir el desvío de boletos de distintos encuentros de la selección colombiana en la eliminatoria para el pasado Mundial. Las entradas habrían sido después revendidas por un tercero.

En declaraciones al diario El Tiempo de Bogotá, Jesurún dijo el miércoles que Perdomo había formulado acusaciones serias y falsas. Le reprochó además al exlíder de la liga profesional Dimayor el haber insinuado que el propio Jesurún tenía interceptadas ilegalmente las comunicaciones de miembros de la Federación.

Perdomo había afirmado el lunes que tuvo la certeza de que era grabado, seguido y espiado, pues Jesurún le habría hecho reclamos, casi de inmediato y sin estar informado, sobre visitas a la fiscalía o al superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, que investiga el caso de reventa.

Robledo había abierto ya un pliego de cargos contra directivos del fútbol por la presunta "venta masiva, ficticia y fraudulenta de boletos". La Fiscalía General de la Nación y la FIFA investigan también el asunto y miembros del el Comité de Ética de este organismo visitarían Colombia para enterarse de los pormenores de un escándalo que agudizó las diferencias entre los líderes del fútbol local.

El deterioro en esas relaciones se hizo evidente cuando Perdomo denunció a Álvaro González, presidente de la División Aficionada DIFUTBOL y ex compañero en la directiva de la federación, por recibir de la CONMEBOL supuestos pagos de entre 50.000 y 150.000 dólares. La CONMEBOL reconoció que a González le pagó por asesorías.

En la antesala del Mundial, Perdomo fue destituido por los equipos de primera y segunda división al considerar negativa la gestión para sus intereses.

Recién el martes, la Superindendencia de Industria y Comercio (SIC) multó a la empresa Ticketshop, encargada del manejó de la venta de los boletos, al considerar que la publicidad emitió fue engañosa y se vulneraron gravemente los derechos de los hinchas.

La acusó de ofrecer 20.207 boletos que no poseía, pues fueron desviados a través de Ticketya, otra compañía que manejaba y que realizaría la reventa.

Y aparentemente distraída por las tres investigaciones, la Federación mantiene en suspenso si José Pekerman prosigue o no como técnico de la selección nacional.

González dijo el miércoles que antes del 28 de agosto, día en que se reunirán los dirigentes de la Federación, no habrá ninguna decisión, en medio de versiones de prensa, según las cuales, Pekerman dejaría de ser el seleccionador. Su contrato vence el 31 de agosto.

Colombia comenzará en septiembre la preparación para la Copa América en Brasil en 2019. Disputará partidos amistosos con Venezuela en Miami el 7 de septiembre, ante Argentina en Nueva Jersey el 11 y contra Estados Unidos en Tampa el 11 de octubre.