JERUSALÉN (AP) — El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu denunció el jueves al emporio francés de telecomunicaciones, Orange SA, por anunciar que se desvinculará comercialmente de Israel, resaltando una ola de descontento público sobre el movimiento palestino para boicotear a Israel.

Netanyahu habló un día después de que el director general de Orange, Stephane Richard dijo en El Cairo que pondrá fin a la relación de su compañía con Partner Communications Ltd. "mañana" si pudiera, pero se lo prohibía un contrato existente. Citó la sensibilidad de la empresa hacia las naciones árabes. Partner tiene los derechos del nombre de la marca en Israel.

El anuncio generó el descontento en Israel.

Un molesto Netanyahu hizo un llamado al gobierno francés para "distanciarse de manera pública de esa miserable declaración y miserable acción de una empresa que es, en parte, propiedad del gobierno francés".

"El absurdo drama en el que la democracia que vela por los derechos humanos — el estado de Israel — y que se defiende de oleadas de misiles y túneles terroristas, y luego absorbe condenas automáticas e intentos de boicot, este absurdo drama no será perdonado", aseguró Netanyahu.

"Al mismo tiempo, pido a nuestros amigos que se declaren incondicionalmente de forma fuerte y clara, que se oponen a cualquier tipo de boicot contra el estado de los judíos", añadió.

Grupos de derechos humanos franceses y activistas palestinos han presionado a Orange para desvincularse de las actividades de Partner en asentamientos de Israel. Los asentamientos, construidos sobre tierras que los palestinos quieren para un futuro estado, son vistos por la comunidad internacional como ilegítimos.

A primera hora del jueves, la ministra de Cultura, Miri Regev pidió al gobierno de Francia "que muestre cero tolerancia al antisemitismo". También solicitó a los consumidores judíos de Orange en Francia y alrededor del mundo que dejen de utilizar su servicio y cambien de compañía.

En un comunicado desde París, Orange intentó aclarar que busca retirarse de Israel por motivos comerciales y no políticos.

La empresa señaló que no quiere mantener presencia en países en donde Orange no provee de servicios telefónicos, y que el movimiento es "en conformidad con la política de la marca". Orange aclaró que "no tiene motivos para participar... en un debate de naturaleza política".

___

Los periodistas de Associated Press Ian Deitch en Jerusalén y Angela Charlton en París contribuyeron con este despacho.