LA PAZ (AP) — La reciente captura de dos bolivianos en Brasil con casi media tonelada de cocaína ha vuelto a poner sobre el tapete los supuestos nexos del narcotráfico con ciertos mandos del gobernante Movimiento al Socialismo y la mano blanda de los jueces para castigar ese delito, informaron autoridades y políticos de la oposición.

Fabio Andrade Lima Lobo y Carlo André Dorado fueron capturados el domingo en Brasil con 420 kilos de cocaína que habían logrado sacar de Bolivia. El diputado opositor Tomas Monasterios denunció el miércoles que Andrade, de 25 años, es hijo de Carmen Lima Lobo, una excandidata a vicegobernadora por el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del presidente Evo Morales. En tanto, el Ministerio de Gobierno dijo en un comunicado que “pedirá que se investigue a todos los que estarían involucrados, incluyendo sus familiares”.

El joven a su vez es hijo de quien fuera jefe del Cartel de Cali en Bolivia en los años 90.

El diputado del MAS por la región de Beni, Walter Roque, se refirió a la excandidata que el partido postuló en 2015. “En el partido se invita a gente que tiene plata y que lastimosamente nos hace quedar mal. Finalmente no salió elegida”, dijo a The Associated Press.

La excandidata no respondió el requerimiento de AP para hacer comentarios.

Este es el cuarto caso de arrestos de narcotraficantes con vinculaciones políticas.

La semana pasada fue detenido Edgar Rea, exsecretario de la gobernación de Beni con cuatro kilos de cocaína. Hace tres meses también cayó en Brasil con 100 kilos de cocaína Rómer Gutiérrez, ex asesor regional del partido gobernante en Santa Cruz. Y en septiembre dos hermanos de la diputada oficialista Adriana Arias fueron arrestados mientras transportaban 20 kilos de la misma droga.

“Lima Lobo es el principal articulador de las actividades del narcotráfico en el Beni (al norte del país). También tenemos información preliminar de que tendría nexos con el (cartel brasileño) Primer Comando de la Capital... Estamos investigando todo tipo de nexos y a su entorno familiar”, dijo el ministro de Gobierno Carlos Romero.

Su despacho informó que Andrade había sido detenido en dos ocasiones en 2011 y una en 2012 con armas en su avioneta, “pero en ambas fue liberado”. La última vez apenas estuvo tres meses en la cárcel según el mandamiento de libertad ordenado por un juez.

El papel de los jueces para castigar estos delitos es “también vergonzoso como los vínculos con el MAS”, dijo Monasterios en rueda de prensa.

El Fiscal General, Ramiro Guerrero, explicó el miércoles que los fiscales apelaron el caso de Andrade pero que la decisión final fue del juez.

“En el Ministerio Público tenemos una acción dura. Son los jueces. Hay jueces que por diferentes motivos los liberan, los absuelven... algunas veces por intereses económicos”, añadió en un comunicado.