NUEVA YORK (AP) — La temporada excepcionalmente virulenta de gripe en Estados Unidos parece estar llegando a su fin, según las autoridades médicas, como lo indicaría el hecho de que apenas una de cada 16 consultas al médico fueron por fiebre, tos u otros síntomas del mal, bastante menos que en las dos semanas anteriores. El número de estados que registraron un alto número de consultas se redujo de 43 a 39.

Funcionarios del Centro de Control y Prevención de Enfermedades dijeron que por el momento no se puede afirmar que ha pasado el pico, pero que la baja es alentadora. El pico de la temporada generalmente se da en febrero.

Esta temporada empezó antes de lo habitual y los casos aumentaron durante meses, impulsada por un tipo virulento de gripe que causa mayor número de hospitalizaciones y muertes. Se estima que la vacuna es eficaz en apenas un 25%.