WASHINGTON (AP) — Un senador republicano está haciendo gestiones para anular la capacidad del presidente de destituir al secretario de justicia Jeff Sessions o al investigador independiente Robert Mueller, afirmando que si ello ocurre “se armará un lío de los mil demonios”.

El senador Lindsey Graham de Carolina del Sur está redactando una ley que bloquearía la destitución de un investigador independiente sin aprobación judicial. Los demócratas Sheldon Whitehouse de Rhode Island y Richard Blumenthal de Connecticut anunciaron el jueves que, como colegas en la Comisión de Asuntos Judiciales de la cámara alta, están colaborando con Graham en esa gestión.

A pesar de las insistentes críticas del presidente Donald Trump, los republicanos en el Congreso han manifestado su apoyo a Mueller, ex director del FBI que ha sido designado para investigar denuncias de una conspiración entre Rusia y la campaña de Trump para ganar las elecciones. También le han dado su apoyo a Sessions, otrora senador de Alabama y últimamente víctima de tuits diarios por parte de Trump.

Graham y Whitehouse son los directores del subcomité a cargo de delincuencia y terrorismo, y han estado investigando el caso ruso junto con el titular de la comisión, el senador por Iowa Chuck Grassley. Un portavoz de Graham dijo que el senador aún está trabajando en la redacción de la ley y que no se sabe por ahora cuándo será sometida a votación.

Blumenthal dijo que la ley “probablemente será redactada entre todo el comité”. Advirtió que destituir a Mueller "preciptaría una tormenta política de proporciones sin precedente”.

Graham le ha advertido severamente a Trump que no debe destituir ni a Mueller ni a Sessions. Declaró el jueves: "Si Jeff Sessions es destituido, se armará un lío de los mil demonios”.

Trump ha criticado a Sessions por apartarse de la investigación sobre la intromisión rusa debido a que se reunió con el embajador ruso durante la campaña. Sessions, quien viajó el jueves a El Salvador para trabajar en un plan para combatir la violencia de las pandillas centroamericanas, ha dicho a allegados que no renunciará.