JERSEY CITY, Nueva Jersey, EE.UU. (AP) — Cuatro policías de Nueva Jersey fueron encausados el jueves de cargos penales por una persecución en vehículo efectuada en junio en la que los agentes patearon y arrastraron a un hombre que estaba envuelto en llamas.

La fiscalía informó que un jurado investigador aceptó los cargos, incluyendo agresión con agravantes, contra los policías de Jersey City: el teniente Keith Ludwig y los oficiales M.D. Khan, Eric Kosinski y Francisco Rodriguez. Khan y Kosinski también enfrentan cargos por intento de asesinato.

El 4 de junio, los agentes persiguieron a un hombre cuyo vehículo se parecía al usado en un tiroteo. El auto perseguido chocó, ocasionando un incendio que se propagó a otro vehículo no involucrado en la persecución. Un video muestra al conductor del segundo vehículo, Miguel Feliz, salir de su auto con su ropa en llamas y entonces ser pateado por los policías.

Se desconoce de momento si los agentes cuentan con abogados que ofrezcan declaraciones en su nombre. Un funcionario del sindicato de policías ha indicado que los agentes oficiales en realidad trataban de ayudar a Feliz.

Los cuatro policías fueron suspendidos sin paga luego de las acusaciones, aseveró el Ayuntamiento.

"Como lo señalamos desde el principio, las acciones tomadas esa noche requieren una seria investigación. Tomamos medidas inmediatas y adecuadas, y ahora respetaremos el proceso judicial", declaró el alcalde Steven Fulop. "Nuestra investigación interna iniciará ahora sobre todas las acciones e inacciones de los miembros del departamento esa noche. Queremos que la comunidad siga teniendo plena confianza en el Departamento de Policía de Jersey City y en sus agentes".

El director de Seguridad Pública, James Shea, dijo en junio que Ludwig, un veterano con una experiencia de 24 años en la fuerza, tenía un historial "excelente", y que los cuatro oficiales, uno de los cuales apenas tiene un año en la fuerza, son "agentes de la policía promedio".

Shea agregó que al menos 20 policías estuvieron involucrados en algunos aspectos de la persecución a alta velocidad, que se extendió por varios kilómetros. Explicó que varios protocolos fueron violados, entre ellos la extensión de la persecución, el disparo contra un vehículo en movimiento y la colocación de un auto patrulla para bloquear el camino sin la aprobación de un supervisor.

Ludwig "fue el supervisor de los agentes que iniciaron la persecución, él estuvo involucrado desde el principio y él fue quien permitió que se extendiera más allá del punto en que, bajo las normas del fiscal general, debió haberla cancelado", de acuerdo con Shea.

El conductor de 48 años del auto que la policía perseguía fue acusado en agosto de cargos por eludir a la policía y de agresión con agravantes.