BOSTON (AP) — No es una exageración decir que Betty Ford cambió el discurso nacional sobre las adicciones en Estados Unidos.

La ex primera dama estadounidense, quien falleció en 2011, creó centros de tratamiento para adicciones a las drogas y el alcohol que han sido reconocidos por ayudar a generaciones de celebridades y estadounidenses ordinarios a superarlas. También era una de las principales activistas en la lucha contra el cáncer de mama.

Su trabajo pionero dentro y fuera de la Casa Blanca ha inspirado a la dramaturga de Boston Lisa Rafferty para crear una nueva obra documental. "SHE DID ALL THAT — Betty Ford: Speaking Out, Saving Lives", que se estrena el 28 de junio en el Playwrights' Theatre de Boston.

The Associated Press charló con Rafferty, una sobreviviente de cáncer de mama cuya ahijada lucha contra una adicción a los opioides, sobre la relevancia de Ford en la actualidad.

AP: Tu gran producción anterior, "Finish Line", sobre los atentados con bombas en el maratón de Boston de 2013 también era un documental escrito para el teatro. ¿Qué te cautiva sobre ese formato?

Rafferty: Me he enamorado completamente del género de teatro documental. Realmente creo que su poder para contar historias a través de las palabras de las personas que las vivieron. Sabía que la mejor manera de contar la historia de Betty Ford sería verbatim — en las palabras de la misma Betty así como las palaras de la gente que le escribió.

AP: ¿Cómo surgió esta obra?

Rafferty: Estábamos visitando a mi hijo en la Universidad de Michigan y me encontré la biblioteca presidencial Gerald R. Ford en Ann Arbor. La biblioteca me hizo saber que Betty recibió 50.000 cartas de apoyo cuando comenzó a hablar sobre su batalla contra el cáncer de mama. Yo misma soy una superviviente. Cuando vi algunas de esas cartas la obra documental se escribió sola.

AP: ¿Cómo podría funcionar la obra de la señora Ford sobre las adicciones a las drogas en la crisis actual de opioides en Estados Unidos?

Rafferty: Su historia sigue siendo relevante ahora. Ella misma fue adicta al alcohol y a los medicamentos por prescripción. Se lastimó un nervio del cuello cuando se asomó por una ventana abierta y terminó en el hospital pero no podía quitarse el dolor. La mandaron a casa con un montón de pastillas. Al final ella terminó por cambiar el discurso sobre el tratamiento y recuperación, subrayando la importancia de hablar al respecto.

AP: ¿Hubo algo que te sorprendiera?

Rafferty: Había sorpresas casi cada día, me la pasé investigando a esta increíble primera dama. Era la única republicana feminista. Le gustaba la danza moderna. Piensa al respecto: la década de 1930, danza moderna y Betty Ford de Grand Rapids, Michigan. Era una activista abierta por los derechos de los gay y el matrimonio igualitario mucho tiempo antes que cualquier otra persona.

AP: En la obra son retratadas algunas de las muchas celebridades que reconocieron a los centros Betty Ford por salvarles la vida y sus carreras ¿cuáles son?

Rafferty: Stevie Nicks, Mary Tyler Moore, Steven Tyler, Elizabeth Taylor. Las clínicas Betty Ford todavía dan esperanza y sanan a famosos y no famosos por igual.

AP: ¿Cómo te ha afectado personalmente la crisis por opioides?

Rafferty: Mientras trabajaba en esta obra de teatro mi ahijada que tiene unos 25 años, ha estado luchando contra la adicción. Yo he tratado de aprender sobre el lenguaje de recuperación y los pasos que la gente en esa situación debe emprender. La historia de Betty Ford me ha dado la fe y valentía para creer que mi ahijada puede superar esto.

AP: Tu equipo de producción está compuesto enteramente por mujeres, ¿es una coincidencia o fue planeado?

Rafferty: No es una coincidencia, me sentí inspirada por el compromiso de Betty Ford a lo largo de su vida con las mujeres y la salud de las mujeres. Habló mucho sobre cómo las mujeres no estaban recibiendo la atención adecuada porque la cultura de tratamiento estaba enfocada a los hombres. A nivel organizacional el teatro está dominado por hombres, quería empoderar a las mujeres.

AP: ¿Qué harás próximamente?

Rafferty: Espero llevar la obra al Museo Presidencial Gerald R. Ford en Grand Rapids, que está celebrando este año el centenario del natalicio de Betty Ford. Y espero llevarla a Nueva York para funciones a beneficio de organizaciones para el tratamiento de adicciones y lucha contra el cáncer de mama.

___

Bill Kole está en Twitter como https://twitter.com/billkole