LONDRES (AP) — El uso de la sustancia neurotóxica Novichok, desarrollada por la Unión Soviética, para envenenar al exespía Sergei Skripal y a su hija, incrementa enormemente la posibilidad de que Rusia esté involucrada, afirmó el lunes la primera ministra británica, Theresa May.

El Novichok es parte de una clase de sustancias neurotóxicas desarrolladas por la Unión Soviética hacia el final de la Guerra Fría. Presuntamente, las sustancias se crearon con el fin de evadir el tratado internacional de armas químicas que se acababa de firmar; cualquier sustancia nueva no estaría sujeta a tratados previos.

El Novichok se comporta de manera ligeramente distinta a otras neurotoxinas, y algunos reportes indican que esa clase de sustancias es más letal que químicos similares como el sarín y el VX, y más difícil de identificar.

“Las sustancias Novichok aumentan de manera significativa el rango de posibilidades de las neurotoxinas”, dijo Andrea Sella, profesora de química inorgánica de University College London. Existen cinco sustancias neurotóxicas conocidas, que en su mayoría son líquidos incoloros que pueden provocar la muerte en cuestión de minutos en caso de ingestión.

“Con el Novichok, tienes la posibilidad de una sustancia de liberación más lenta, lo que te da mucho más control”, dijo Sella. “Al utilizar Novichok, está bastante claro que posiblemente Rusia haya sido el responsable”.

Gary Stephens, experto en farmacología en la Universidad de Reading, destacó que los ingredientes de las neurotoxinas de Novichok no están en la lista de sustancias prohibidas.

“Significa que las sustancias químicas mezcladas para crearlo son mucho más fáciles de aplicar y no representan un riesgo a la salud del portador”, afirmó.

Las sustancias neurotóxicas por lo general son inhaladas o absorbidas por la piel. Bloquean una enzima clave que controla las comunicaciones entre las células nerviosas y los músculos. Inhibir la enzima provoca un sobreestímulo en músculos y glándulas. El resultado son síntomas como la contracción de pupilas, vómito, dificultad para respirar y convulsiones.

Aunque las materias primas necesarias para la fabricación de una neurotoxina son baratas y relativamente accesibles, convertirlas en un arma mortal requiere de un conocimiento especializado y de medidas de precaución que a menudo se encuentran únicamente en los laboratorios gubernamentales.

Pero químicos capacitados con acceso a instalaciones seguras, en teoría serían capaces de producir sustancias neurotóxicas, que algunos científicos describen como la invención humana más letal de la historia después de la bomba atómica.

“Este tipo de sustancias son tan peligrosas que ningún grupo terrorista improvisado las fabrica”, comentó Sella. “Realmente parece una obra del gobierno”, recalcó, y añadió que otras naciones, además de Rusia, tienen la capacidad de fabricar Novichock.

Alastair Hay, profesor emérito en toxicología ambiental en la Universidad de Leeds, dijo que es posible que se contaminaran los alimentos de los Skripal, o que la neurotoxina haya sido absorbida por la piel, lo que podría tomarle más de una hora producir la muerte en caso de que fuera administrada de manera similar a la de un parche de nicotina.

Las personas que son atacadas con Novichok pueden ser atendidas con compuestos llamados oxinas, pero la recuperación dependería de qué tan rápido los doctores pueden determinar el compuesto adecuado, indicó Hay.

Debido a que las sustancias neurotóxicas afectan el centro respiratorio en el cerebro y reducen la cantidad de oxígeno en el cuerpo, la mayor preocupación para las personas que resultaron expuestas es la posibilidad de sufrir daño cerebral, comentó Hay.