CHICAGO (AP) — Enrique Hernández protagonizó una noche propia de una película de Hollywood, y con un desenlace feliz para la ciudad de Los Ángeles.

Propulsados por una trilogía de jonrones del utility puertorriqueño, Clayton Kershaw, Yasiel Puig y los Dodgers finalmente acudirán a una Serie Mundial.

Hernández se despachó con tres jonrones y siete carreras remolcadas, y los Dodgers aplastaron el jueves 11-1 a los Cachorros de Chicago para avanzar a su primer Clásico de Otoño en casi tres décadas.

Para Hernández, apenas el décimo bateador en la historia con un juego de tres jonrones en la postemporada, el festejo mezcló el éxtasis por una catártica victoria y el presente desgarrador en su natal Puerto Rico, la isla que hace un mes fue devastada por el paso del huracán María.

“Ahora mismo la gente en mi país está pasando momentos muy difíciles. El poder hacer algo como esto es muy especial. Físicamente estoy aquí, pero tengo la mente en mi país”, dijo Hernández en una entrevista en el terreno del Wrigley Field. “Es muy duro estar alejado del terruño con todo lo que está pasando. El poder hacer esto en un escenario como este y contra los Cachorros que nos vencieron el año pasado para ir a la Serie Mundial es increíble”.

Kershaw solventó seis innings sin sobresaltos, en tanto que Cody Bellinger disparó tres hits para que Los Ángeles pusiera fin al reinado de Chicago con un arrasador despliegue en el quinto juego de la serie de campeonato de la Liga Nacional.

Hernández la desapareció ante los primeros dos lanzamientos que vio, sacudiendo un cuadrangular solitario en el segundo ante el abridor colombiano José Quintana y un grand slam en el tercero contra el venezolano Héctor Rondón. Añadió un jonrón de dos carreras en el noveno frente a Mike Montgomery.

“Kiké”, el apodo del boricua de 26 años, se convirtió en el cuarto jugador con un juego de tres jonrones en una serie de campeonato de liga, emulando a Bob Robertson (1971, Nacional), George Brett (1978, Americana) y Adam Kennedy (2002, Americana). Las siete remolcadas de Hernández establecieron un récord en una serie de campeonato.

Fue una actuación sensacional por parte de un jugador con un acumulado de 28 jonrones en cuatro temporadas.

Se trata del primer banderín para una de las franquicias más emblemáticas del béisbol de Grandes Ligas desde que el mítico manager Tommy Lasorda condujo a Los Ángeles al campeonato en 1988.

Los Dodgers recibirán a los Yanquis o Astros en el primer juego de la Serie Mundial el próximo martes. Los Yanquis aventajan 3-2 en la final de la Liga Americana, cuyo sexto duelo será el viernes en Houston. Un triunfo más de Nueva York aseguraría otro capítulo de la ancestral rivalidad de octubre entre Yanquis y Dodgers.

Por lo pronto, Los Ángeles se ha sacado la espina que tenía clavada tras tantas decepciones recientes en los playoffs.

“Serie Mundial, que lindo suena eso”, dijo Kershaw. “Este equipo llevaba tanto tiempo esperando”.

Los Dodgers se clasificaron a los playoffs ocho veces en las últimas 13 temporadas, y se quedaron cortos en cada ocasión, a menudo con Kershaw cargando culpas. El tres veces ganador del Cy Young de la liga fue el perdedor cuando Los Ángeles fue eliminado el año pasado por los Cachorros en el sexto partido de la final del Viejo Circuito en el Wrigley Field.

Kershaw no brilló en demasía en sus primeras dos salidas de esta postemporada, pero la potente alineación de los Dodgers le respaldó en todo momento. Y con la descarga de jonrones de Hernández en Chicago, el zurdo esculpió una actuación de tres hits con cinco hits para su sexta victoria de postemporada, igualando a Burt Hooton por el récord de la franquicia.

Cuando Kenley Jansen retiró a Willson Contreras con una línea al campocorto para el último out, los Dodgers iniciaron su fiesta.

Kris Bryant jonroneó por Chicago, pero los campeones de la División Central apenas conectaron cuatro hits en otra mala noche ofensiva. Cada una de sus ocho carreras en la serie fueron gracias a jonrones, y apenas batearon para .156 con 53 ponches en cinco juegos.

Las largas postemporadas de los últimos dos años y una dura serie de cinco juegos en la Serie de División de la Liga Nacional contra Washington parecieron haber consumido parte de la energía de Chicago, y sus pitchers tuvieron problemas ante los acertados bateadores de Los Ángeles. José Quintana fue retirado en el tercer inning del último juego y los Cachorros no lograron recuperarse.

Por los Dodgers, el cubano Yasiel Puig de 5-2 con tres anotadas. El puertorriqueño Enrique Hernández de 4-3 con 3 anotadas y 7 remolcadas.

Por los Cachorros, el venezolano Willson Contreras de 4-1. El puertorriqueño Javier Báez de 3-0.