LIMA (AP) — El escándalo de Odebrecht amenaza con crecer en Perú tras darse a conocer algunas declaraciones del testigo más importante del caso en Brasil.

El antiguo jefe de esta constructora en el país andino dijo el miércoles a fiscales peruanos en Sao Paulo que la compañía aportó dinero a la campaña electoral de 2011 del entonces candidato Pedro Pablo Kuczynski, actual presidente de Perú.

Giuliana Loza, abogada de la lideresa política Keiko Fujimori, quien estaba presente en el interrogatorio, dijo a la televisora local N en la puerta de la fiscalía de Sao Paulo que Jorge Barata "habló de la entrega de dinero a la campaña del señor PPK (Kuczynski) a través de la hoy embajadora de Perú en Gran Bretaña, la señora Susana de la Puente".

De la Puente, antigua ejecutiva por 25 años en JP Morgan, también es representante de Perú ante la Organización Marítima Internacional. En 2012 ella dijo en conferencia para estudiantes de economía de la Universidad del Pacífico en Perú que había manejado la campaña política de PPK y que “fue una experiencia maravillosa". Además, calificó a Kuczynski como "un buen amigo".

Tras las declaraciones de la abogada de Fujimori, el presidente negó haber recibido dinero de la constructora brasileña.

"Yo, Pedro Pablo Kuczynski, no he recibido jamás una donación del señor Barata. Yo no he recibido ninguna financiación de dicha fuente para mis campañas presidenciales", dijo Kuczynski en su cuenta de Twitter. Añadió que "como candidato, no tuve manejo ni control de la tesorería" de la campaña electoral.

Según admitió Loza, Barata afirmó que entregó dinero para la campaña de Keiko en 2011 a través de dos miembros de su equipo electoral. Sin embargo, la hija del expresidente Alberto Fujimori negó esta acusación en una conferencia de prensa. "No he recibido dinero de Odebrecht ni ha ingresado dinero alguno de esta empresa a nuestro partido", aseguró.

El antiguo jefe de Odebrecht en Perú también dijo que dio dinero para la campaña electoral de Alan García a través de un miembro importante de su partido, el exministro de su gestión Luis Alva Castro.

García, quien fue presidente entre 2006 y 2011, negó haber recibido recursos de la brasileña.

La tormenta de escándalos de corrupción sembrada por Odebrecht en Latinoamérica ha salpicado a todos los mandatarios peruanos y a los principales políticos a partir del 2000.

Keiko Fujimori es investigada por supuesto lavado de activos, Alan García por presunta corrupción además de lavado de activos y Kuczynski --aunque no puede ser acusado mientras sea presidente-- ha sido convocado como testigo para que aclare los vínculos de una empresa suya con Odebrecht que casi provoca su destitución en diciembre.

Los efectos de Odebrecht han derivado en una orden de captura internacional contra el expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) y la prisión provisional de Ollanta Humala (2011-2016) junto a su esposa Nadine Heredia. Odebrecht ha señalado que también financió las campañas de Toledo y Humala.

The Associated Press pidió comentarios a la fiscalía de Perú sin obtenerlos al momento.

Kuczynski no ganó los comicios presidenciales en 2011, pero en 2016 se convirtió en presidente de Perú tras vencer a Keiko Fujimori.