BARCELONA (AP) — Los intentos de Cataluña de separarse de España representan una amenaza a una de las mayores potencias deportivas en el mundo.

Por más de una década, España ha superado lo que podría esperarse del país en términos deportivos, dado su tamaño. El país mediterráneo de 42 millones de habitantes ha producido estrellas en deportes como fútbol, baloncesto, tenis, automovilismo, golf y natación.

Pero si Cataluña se las arregla para superar la resistencia de las autoridades españolas y se independiza, España y una Cataluña independiente sufrirían en las canchas, las pistas y las albercas.

El parlamento regional catalán, donde los separatistas tienen una ínfima mayoría con menos de 50% de los votos populares, votó el viernes en favor de la independencia. El gobierno central en Madrid actuó prontamente para ejercer poderes extraordinarios para despedir el gobierno catalán y disolver el parlamento. El presidente de Cataluña respondió que no iba a renunciar y convocó a una protesta pública.

En el caso hipotético de que Cataluña estableciese su propio estado, los deportes españoles retendrían a astros como los tenistas Rafael Nadal y Garbiñe Muguruza, el piloto de Fórmula Uno Fernando Alonso, el golfista Sergio García, la campeona olímpica de bádminton Carolina Marín y el campeón mundial de patinaje artístico Javier Fernández, además de varios importantes futbolistas.

Pero perdería un número considerable de talento.

Futbolistas vitales del club Barcelona y la selección de España, los pilares del equipo nacional de baloncesto y varios medallistas de oro olímpico son de Cataluña.

Nadal, que es de Mallorca y habla el dialecto catalán de la isla, dijo recientemente que no puede imaginarse “España sin Cataluña”.

“He dicho muchas veces que me siento muy cercano a Cataluña. Me siento español, por supuesto, y entiendo que Cataluña es parte de España”, dijo. “Pienso que somos mejores y más fuertes juntos que separados”.

Seguidamente algunos asuntos claves para el deporte español:

SELECCIÓN NACIONAL DE FUTBOL

Los catalanes han tenido un papel crucial en el establecimiento de España como uno de los mejores equipos del mundo. La selección ganó la Copa del Mundo en el 2010 y se clasificó para las del 2014 y del 2018 dependiendo de defensores como Gerard Piqué y Sergio Busquets, y más recientemente Jordi Alba.

Busquets ayudó al equipo a ganar en el 2010, junto con coterráneos catalanes como Xavi Hernández, Carles Puyol, Joan Capdevila y Cesc Fábregas.

Una separación dejaría a España y Cataluña severamente debilitados.

BARCELONA Y LA LIGA

El costo más alarmante en el deporte, para catalanas a ambos lados del debate, sería el daño al popular club de fútbol Barcelona.

El gobierno español y La Liga española han advertido reiteradamente que Barcelona y otros clubes catalanes no podrían jugar en las ligas del país en caso de una secesión.

La expulsión de la Liga pondría fin a una de las grandes rivalidades del deporte, entre Barcelona y el Real Madrid.

BALONCESTO

Encabezado por los catalanes Pau y Marc Gasol, Ricky Rubio y Juan Carlos Navarro, España se estableció como la segunda potencia del baloncesto mundial, después de Estados Unidos.

OLMPIADAS

La estrella de España en Olimpiadas es la nadadora Mireia Belmonte, que ganó cuatro medallas en los dos últimos juegos. Eso la hizo una de res catalanes que contribuyeron a las siete medallas de oro de España en Río de Janeiro.