BRUSELAS (AP) — Gran Bretaña está negociando con la Unión Europea sobre el futuro de Irlanda ante las circunstancias del Brexit.

El encargado de asuntos norirlandeses del gobierno británico se encuentra en Bruselas para conversar con la Unión Europea sobre el futuro de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

"No debe haber infraestructura física en la frontera” entre Irlanda del Norte, que es parte del Reino Unido, e Irlanda, que es miembro de la UE, declaró el representante James Brokenshire en un comunicado el lunes.

La visita ocurre tres días antes del reinicio de las negociaciones sobre la salida británica del bloque continental. Se está agotando el tiempo para que Gran Bretaña forje un acuerdo sobre su salida y sus futuras relaciones, antes del divorcio que entrará en vigencia en marzo del 2019.

Las gestiones se encuentran estancadas debido a varios temas, como el status de la frontera irlandesa, el pago de la deuda británica hacia la UE, y los derechos de ciudadanos europeos y británicos después del Brexit.