CLEVELAND (AP) — LeBron James accedió a guardar como reliquia el balón con el que se disputaba el partido. De hecho, lo levantó por encima de su cabeza para que todos lo vieran.

El público estaba de pie, en éxtasis, después de atestiguar un momento histórico. Y James se sumergió en este ambiente celebratorio durante un momento, antes de concentrarse de nuevo en el partido.

Michael Jordan habría hecho lo mismo.

James llegó a 867 partidos consecutivos anotando al menos 10 puntos, con lo que rompió el récord que compartía con Jordan, su ídolo de la infancia. Los Cavaliers de Cleveland remontaron para imponerse el viernes 107-102 a los Pelicans de Nueva Orleáns.

James finalizó con 27 tantos, 11 asistencias y nueve rebotes, para añadir otra actuación estelar a su 15ta campaña dentro de la NBA, durante la cual es candidato a llevarse el premio al Jugador Más Valioso.

El astro liquidó a los Pelicans al anotar ocho puntos sin respuesta en los últimos momentos del cuarto periodo.

Pero este partido no se recordará por el triunfo de Cleveland, sino por la forma en que James rebasó en una estadística a la leyenda a la que ha tratado de emular durante toda su carrera.

“Fue un momento bueno, no sólo para mí mismo, sino para mi familia y para tantos niños que buscan inspiración en mí. Es bueno que sepan que pueden lograrlo y que sepan de dónde surgí yo”, comentó James. “Ya saben, nací en un lugar que está a 30 minutos al sur de aquí, con todas las estadísticas en mi contra. Para mí, estar hoy en esta situación y ser capaz de lograr algo que mucha gente consideró imposible, un récord como éste, tiene mucho significado”.

Jordan Clarkson agregó 23 unidades, mientras que Tristan Thompson interceptó 14 rebotes en 12 minutos por los Cavs, que han ganado siete de ocho compromisos. Una derrota habría ocasionado que Cleveland, tricampeón defensor de la Conferencia del Este, cayera del tercero al quinto lugar, cuando resta un puñado de partidos en la temporada regular.

Jrue Holiday sumó 25 tantos y Nikola Mirotic anotó 20 por Nueva Orleáns.

James podría continuar con su racha, hasta dejarla en niveles prácticamente inalcanzables.

Afrontó el partido contra Nueva Orleáns compartiendo la marca con Jordan. Pero con una de las volcadas de dos manos que ha patentizado, promediando el primer cuarto, James dejó atrás a Jordan, cuya racha abarcó de 1986 a 2001.

Durante una pausa del partido, James recibió el balón y fue aclamado de pie por los aficionados en la Quicken Loans Arena, con lleno total, incluyendo a la estrella pop Justin Timberlake.

La última vez que James no pudo alcanzar doble dígitos en anotación fue el 5 de enero de 2007, ante Milwaukee. Desde entonces, ha ganado tres campeonatos de la NBA, se fue de Cleveland para jugar en Miami, regresó a su primer equipo y se estableció como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos en la liga.

Con 33 años, su nivel está a tope y el próximo mes saldrá a la carga en los playoffs en busca de una octava serie final consecutiva.