BEIJING (AP) — El crecimiento económico de China se mantuvo relativamente estable durante el trimestre que finalizó en septiembre, de la mano de los gastos al por menor y las exportaciones, dándole al gobernante Partido Comunista un impulso político en un momento en el que se prepara para designar al presidente Xi Jinping para un nuevo periodo como líder.

El crecimiento cayó a un 6,8% en comparación con el mismo periodo del año previo durante el trimestre, un descenso marginal respecto al 6.9% del trimestre previo, de acuerdo con datos del gobierno dados a conocer el jueves.

El crecimiento económico ha sido inesperadamente sólido este año, pero los expertos afirman que la actividad se debilitará conforme Beijing imponga controles más estrictos a los préstamos bancarios para frenar un incremento en la deuda.

Líderes comunistas intentan llevar a China hacia un crecimiento más lento y sustentable basado en los gastos del consumidor y no en las exportaciones e inversiones. Beijing ha utilizado repetidas inyecciones de crédito para evitar que la actividad desacelere de manera abrupta, lo que ha elevado la deuda y demorado el rebalanceo económico.

En un discurso el miércoles en un congreso de su partido, Xi dijo que “las posibilidades son brillantes pero los desafíos son sombríos”, al admitir los severos problemas económicos. El mandatario dijo que el partido tendría que tomar grandes riesgos y sobreponerse a una “gran resistencia”.

Los datos del jueves mostraron que las ventas al por menor subieron 10,3% en septiembre en relación al año previo, y tuvieron un ligero descenso respecto a la tasa del 10,4% de los primeros tres trimestres, según la Oficina Nacional de Estadísticas.

Dicho crecimiento recibió la ayuda de un incremento del 34,2% en el comercio en línea en relación al año previo, y a una mejoría del 8,1% respecto al mismo periodo de 2016.

Datos comerciales que se reportaron previamente mostraron que el crecimiento de exportaciones subió en septiembre a 8,1% respecto al 5,5% de agosto.