LONDRES (AP) — Dos goles de Lionel Messi sentenciaron el martes una inapelable victoria 2-0 del Barcelona en la cancha de Arsenal, y el último monarca puso un pie en los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Después de un contragolpe que contó con la colaboración de sus socios de ataque Luis Suárez y Neymar, Messi quebró la resistencia de Arsenal a los 71 minutos. El delantero argentino firmó el doblete a los 83 al convertir de penal.

Messi se encargó de liquidar un partido que los visitantes dominaron sin atenuantes, pero en el que le costó al comienzo. Barcelona se fue al descanso sin conseguir un solo disparo a puerta.

Arsenal generó ocasiones de peligro, pero no las supo aprovechar. En el primer tiempo, después de una buena jugada de Héctor Bellerín, Alex Oxlade-Chamberlain tenía vencido a Marc-Andre ter Stegen pero remató débil frente al portero rival.

"No podían aguantar con ese ritmo todo el partido. Y así fue", dijo Messi. "Hicieron bien las ayudas en la primera parte y son muy fuertes físicamente, pero sabíamos que iban a bajar el ritmo en la segunda parte. Gracias a eso hubo más espacios y pudimos generar alguna contra, que también nos gusta".

Y así fue. La mejor versión de los azulgranas apareció en el segundo tiempo, perfilándose para acceder a la ronda de cuartos por novena edición consecutiva, con ventaja en el global y dos goles de visitante. El partido de vuelta se jugará el 16 de marzo en el Camp Nou.

"No está resuelta la eliminatoria", advirtió Messi. "Ya jugamos varias contra ellos, son un buen equipo y por eso no está resuelto".

El técnico del Arsenal, Arsene Wenger, había comentado antes del encuentro que el Barsa era "superfavorito". Tras la derrota, destacó el desempeño de sus pupilos pero lamentó que se haya perdido el orden al final.

"Ellos son mejores que nosotros, y creo que todos lo saben. Pero pienso que pudimos haber ganado el partido de esta noche si hubiéramos mantenido la disciplina hasta el final", explicó. Barcelona domina todos los aspectos del juego, y en cuanto uno o dos de tus jugadores quedan en una mala posición, ellos te van a castigar".

Wenger aceptó que su equipo luce con pocas posibilidades de avanzar, pero descartó la posibilidad de darse por vencido con un plantel alterno en la vuelta.

"Barcelona tiene ya casi el 95% del boleto, pero queremos ir allá y jugar", comentó. "Somos el club de fútbol Arsenal".