LINCOLN, Nebraska, EE.UU. (AP) — Fanáticos del béisbol en varias ciudades de Estados Unidos acudieron el lunes a distintos parques de las ligas menores para ver dos espectáculos por el mismo boleto: un juego de pelota y el eclipse solar que acaparó la atención en el país.

Y distintos equipos programaron sus encuentros para aprovechar la ocasión y llevar público a sus parques. Algunos ofrecieron promociones especiales u organizaron fiestas relacionadas con el fenómeno astronómico.

Los Saltdogs de Lincoln vistieron jerseys negros y blancos, diseñados especialmente para esta jornada, y detuvieron el encuentro justo antes de la 1 de la tarde para atestiguar el momento en que el cielo se oscurecía.

Un nutrido grupo de espectadores aplaudió ruidosamente a la 1:02, cuando la luna obstruyó el paso de los rayos solares, provocando la impresión de que estaba por llegar el ocaso en el parque. El público guardó luego un silencio sepulcral.

“Esto hizo que se me llenaran los ojos de lágrimas”, expresó Robyn Mason, quien estaba acompañada por su marido Greg en un montículo de césped, cerca del jardín izquierdo. “Fue sólo un momento, pero todo fue hermoso”.

Otros equipos que organizaron celebraciones especiales incluyeron a los Volcanoes de Salem-Keizer en Oregon, los Chukars de Idaho Falls, los Hot Rods de Bowling Green en Kentucky, los Sounds de Nashville, así como tres clubes de Carolina del Sur _el Drive de Greenville, los Fireflies de Columbia y los RiverDogs de Charleston.

El juego de los Volcanoes ante los Hops de Hillsboro comenzó tarde, pues el equipo visitante se quedó atorado en el tráfico. El encuentro se interrumpió brevemente en la primera entrada, para que fanáticos y jugadores vieran el eclipse.

Muchos peloteros se colocaron gafas protectoras desechables y se sentaron en el césped, frente a cada dugout. En un momento, la gente manifestó su apoyo por algo distinto a los equipos de béisbol.

“¡Vamos, ciencia!”, coreó.

En Nebraska, los Saltdogs vendieron entradas incluso a gente de Reino Unido y Alemania, afirmó Michael Shively, portavoz del equipo.

Uno de los alemanes en el parque fue Theo Kleinfeld, de 65 años, quien voló a Lincoln la semana anterior para fotografiar el eclipse durante el juego entre los Saltdogs y los Railcats de Gary Southshore.

Keinfeld relató que había visto el eclipse de 1999 que atravesó el territorio de Alemania. Asimismo, viajó a Shanghai en 2009 para presenciar otro. Pero en la ciudad china tuvo mala suerte, pues el cielo estaba nublado.

“Ésta es una buena oportunidad”, comentó, mientras preparaba su cámara fotográfica en las inmediaciones del Saltdogs Stadium. “si esto no funciona hoy, tendré que volver en 2024”, cuando ocurrirá el siguiente eclipse total de sol en Estados Unidos.

No se programaron partidos de Grandes Ligas que coincidieran con el eclipse. Pero en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas que se realiza en South Willamsport, Pennsylvania, los espectadores observaron el fenómeno durante el juego que México ganó a Corea del Sur.