PARÍS (AP) — Ríos en diversas partes de Francia seguían creciendo el miércoles pese a una pausa en las lluvias, y provocaron interrupciones del servicio de trenes en París, donde las aguas del Sena inundaron los andenes.

En un suburbio capitalino había soldados en alerta listos para intervenir. En otro, botes pequeños fueron puestos a disposición de los residentes.

Meteo France, la agencia nacional de meteorología, dijo que 23 departamentos seguían en alerta naranja, el segundo nivel más alto, y llamaron a la población a limitar sus movimientos y mantenerse vigilantes.

En París, el Sena alcanzó 5,18 metros (casi 17 pies) para el mediodía en el puente Austerlitz, en el este, dijo el Ministerio de Transporte. Se prevé que el río siga creciendo y alcance 6,10 metros (20 pies) para el sábado, el mismo nivel que alcanzó en la inundación de junio del 2016, cuando las autoridades se vieron forzadas a cerrar varios monumentos, incluyendo el Museo del Louvre.

Las calles a lo largo del Sena seguían cerradas el miércoles, al igual que varias estaciones de trenes junto a las márgenes del río.

En el suburbio suroriental de Villeneuve-Saint-Georges, cruzado por el Sena y por su afluente Yerres, la alcaldesa Sylvie Altman dijo que se desplegarían soldados para ayudar a evacuar a residentes. Policías y bomberos estaban en el lugar, patrullando las calles inundadas en pequeños botes.

Altman le dijo a la radio France Info que se espera que los niveles del agua sigan creciendo hasta el viernes.

"Deberíamos recibir camiones militares para ayudar a evacuar”, dijo.

En la comunidad inundada de Conde-Sainte-Libiaire, al este de París, por donde pasan los ríos Sena y Morin, se pusieron pequeños botes a disposición de residentes para que pudiesen acudir a sus citas, le dijo el vicealcalde Rene Salacroup a BFM TV.

Al oeste de París, el Sena se desbordó en algunos puntos y creció a casi el doble de su ancho usual entre los pueblos de Saint-Germain-en-Laye y Le Pecq. El área se encuentra río abajo de París.