SAO PAULO (AP) — Brasil no cerrará su frontera con Venezuela pese a las tensiones que provocaron ataques contra migrantes que habían huido a la ciudad fronteriza de Paracaima, informó el lunes el ministro de Seguridad Institucional.

Cerrar la frontera es una acción ilegal y no ayudaría a aliviar la situación en la localidad fronteriza, dijo en conferencia de prensa Sergio Etchegoyen.

Los residentes de Pacaraima atacaron el sábado a inmigrantes venezolanos después de que robaran, apuñalaran y golpearan a un comerciante. Los brasileños culparon a cuatro migrantes venezolanos del ataque.

La crisis política y económica en Venezuela ha provocado que decenas de miles de venezolanos huyan de su país, llevando al límite la capacidad en las pequeñas localidades para hacer frente a la llegada de migrantes.

Etchegoyen dijo que la situación en Pacaraima se ha calmado, pero hasta ahora no se han hecho arrestos.