VIENA (AP) — La mayoría de los musulmanes en Europa están dispuestos a aceptar a personas no musulmanas, según un sondeo en 15 países de la Unión Europea, pero a menudo se sienten rechazados por la población mayoritaria de los países en los que viven.

Los hallazgos publicados el jueves por la Agencia para los Derechos Fundamentales de la UE reflejan la opinión de 10.527 musulmanes inmigrantes y descendientes de inmigrantes, entrevistados entre octubre de 2015 y julio de 2016.

Nueve de cada 10 encuestados dijeron tener amigos no musulmanes y el 92% dijo que tendía a sentirse cómodo con vecinos de otro trasfondo religioso.

Sin embargo, más de la mitad _el 53%_ dijeron sentirse discriminados cuando buscaban vivienda debido a sus nombres. En cuanto al empleo, el 35% de las mujeres que habían buscado trabajo se sintieron discriminadas por su ropa, frente al 4% de los hombres.

Los encuestados eran mayores de 16 años y llevaban al menos un año viviendo en Austria, Bélgica, Chipre, Alemania, Dinamarca, Grecia, España, Finlandia, Francia, Italia, Malta, Holanda, Suecia, Eslovenia y Gran Bretaña.

Otras conclusiones del reporte:

_ Casi la mitad de los entrevistados no tenía objeciones al matrimonio entre personas de distinta religión, y el 48% dijo que se sentiría “totalmente cómodo” si un miembro de la familia se casara con un musulmán.

Aunque el 17% de la gente dijo que se sentiría incómodo en esa situación, los autores del informe señalaron en su resumen de los resultados que, por contra, el 30% de los no musulmanes dijeron que se sentirían incómodos si sus hijos tuvieran una relación romántica con una persona musulmana.

_ Los acercamientos a menudo chocan con rechazo y hostilidad. En el momento en que se realizó el sondeo, el 27% de los encuestados dijo haber sufrido acoso por ser musulmán durante los 12 meses anteriores. Otro 2% dijo haber sufrido una agresión física.

_ De las mujeres musulmanas que llevaban velo que les cubría el rostro o el cabello, el 31% dijo haber sufrido acoso. El 39% de ellas reportó miradas inapropiadas o gestos ofensivos, mientras que el 22% dijo haber sido blanco de comentarios ofensivos y el 2% dijo haber sufrido ataques físicos. Entre las mujeres que no se cubrían el rostro o el cabello, el 23% reportó haber sufrido acoso.

Los participantes del sondeo procedían o tenían al menos un progenitor nacido en Turquía, el norte de África, África Subsahariana, el sur de Asia y Asia. En dos países, entre los encuestados también había musulmanes de otros países de fuera de Europa que hubieran inmigrado en los 10 años previos.

La Agencia de la UE para los Derechos Fundamentales dijo que el sondeo tenía “múltiples márgenes de error”, dado que los resultados se calcularon de forma diferente para cada grupo étnico y país y porque no se había llegado a musulmanes residentes en zonas con menos inmigración.