WASHINGTON (AP) — El presupuesto del presidente Donald Trump contraviene su exhortación a enfocarse en la salud mental y la seguridad escolar en respuesta a balaceras como la del miércoles en una escuela de Florida en la que murieron 17 personas.

El proyecto de gastos recortaría la principal fuente de fondos públicos para el tratamiento de la salud mental: el programa gubernamental Medicaid, el cual apoya a más de 70 millones de personas de bajos ingresos y discapacitadas. La operación del Medicaid sería entregada a los estados, con un límite al financiamiento federal en el futuro.

El presupuesto también incluye un recorte de 36% a un programa de subvenciones del Departamento de Educación que respalda el incremento de la seguridad en las escuelas, equivalente a 25 millones de dólares.

Sin embargo, algunos programas de salud mental más pequeños tendrían un aumento en sus fondos.

El presupuesto fue dado a conocer el lunes, antes de la horrenda matanza masiva. Los planes de gastos suelen cambiar en respuesta a tragedias.