BRUSELAS (AP) — Uno de los principales líderes de la Unión Europea se reunirá el miércoles con el presidente Donald Trump con la esperanza de convencerlo de que no aumente los aranceles a autos importados y así evite una guerra comercial trasatlántica.

La visita del presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker a la Casa Blanca ocurre después de que Trump realizara una controversial gira europea en la que calificó al bloque de 28 países - que incluye varios históricos aliados de Estados Unidos - de "enemigo". Trump fue especialmente fuerte con la canciller Angela Merkel de Alemania, la potencia económica de la UE.

Trump ya ha impuesto aranceles a las importaciones de acero y aluminio de Europa, y la UE ha respondido del mismo modo. Pero ese intercambio de medidas palidecería en comparación a los aranceles a autos, una gran industria que durante mucho tiempo ha sido el símbolo de la riqueza posguerra en ambos lados del Atlántico, especialmente en Alemania.

Trump quiere reducir el déficit comercial de Estados Unidos con la UE y acusa al bloque de no jugar limpio al comerciar. Y cuando se trata de seguridad, dice que los europeos están rehusando a pagar su parte en la OTAN y en vez de eso viven del presupuesto de defensa de Estados Unidos.

Mientras Juncker volaba, Trump estableció el tono de la conversación del miércoles con un tuit: "¡Los aranceles son lo máximo!"

"Un país que ha tratado injustamente a Estados Unidos al Comerciar o negocia un acuerdo justo o se le va a imponer Aranceles. Así de simple", agregó.

Alemania se ha ido cansando de estos exabruptos. El ministro alemán de Exteriores Heiko Maas dijo a la televisora ARD horas antes del tuit de Trump que "nosotros no vamos a dejar que nos amenacen porque, si lo hacemos una vez, temo que vamos a tener que enfrentar este comportamiento muy a menudo en el futuro".

___

Contribuyeron a este despacho los reporteros de The Associated Press Paul Wiseman, desde Washington, y Geir Moulson, desde Berlín.