BOGOTÁ (AP) — El técnico uruguayo Gerardo Pelusso se mantiene dirigiendo al Deportivo Cali, pese a la orden de detención internacional emitida por una jueza en Asunción tras declararlo en rebeldía por no haberse presentado para responder en el juicio iniciado por el exportero José Luis Chilavert.

La causa fue abierta en 2015 luego que Pelusso hiciera comentarios que Chilavert consideró injuriosos. Pelusso en ese momento dirigía a Santa Fe de Bogotá.

Pelusso estuvo en el banco del Cali el martes en el triunfo 1-0 ante el local Deportes Tolima por el torneo Apertura de colombiano. La jueza Sandra Farías expidió la orden ese día.

"En Colombia no prospera esa orden”, afirmó en Cali el abogado Hernando Morales, uno de los asesores del estratega de 64 años.

Morales señaló que no hay un tratado de extradición entre Colombia y Paraguay. “Solamente hay unos acuerdos de cooperaciones internacionales por tráfico (de drogas) que firmaron todos los países de Sudamérica y en el caso del señor Pelusso no aplica”, añadió el abogado a Caracol Radio.

Pelusso es afectado por dos medidas de aseguramiento, una nacional (en Paraguay) y otra internacional. La jueza Farías había programado la presentación del técnico para el 17 de marzo.

La indemnización solicitada por Chilavert a la justicia por daño moral es de 500.000 dólares, según su abogada Berta Dávalos.