MOSCÚ (AP) — Una nave rusa de carga no tripulada se acopló con éxito el jueves a la Estación Espacial Internacional.

La cápsula Progress se ancló al laboratorio orbital en moto automático, llevando 2,7 toneladas métricas (tres toneladas estadounidenses) de comida, combustible e instrumentos, explicó la agencia espacial rusa Roscosmos. La nave partió el martes del complejo especial ruso en Baikonur, Kazajistán.

El lanzamiento de la Progress estaba previsto para el domingo, pero se canceló en el último minuto por un fallo no especificado. En lugar de probar una ruta más corta por la que la nave se acoplaría al laboratorio espacial menos de cuatro horas, viajó por la ruta tradicional, más larga.

A bordo de la EEI hay en este momento seis astronautas: dos rusos, tres estadounidenses y un japonés.