PARÍS (AP) — La Iglesia católica está abrazando el mundo digital en París.

La diócesis de la capital francesa pondrá en marcha un sistema que permitirá recolectar limosnas en forma digital durante la misa del domingo en San Francisco de Molitor, una iglesia situada en un barrio lujoso y conservador de París.

La diócesis explicó el jueves que durante el oficio circularán entre los feligreses cinco canastas para limosnas de diseño tradicional. Cada uno elegirá en una pantalla la suma que desea donar _de 2 a 10 euros (2,4 a 12,2 dólares)_ y el pago será procesado en “un segundo”.

La diócesis dijo que “este nuevo gesto sigue siendo muy parecido al habitual”, pero los parroquianos que lo deseen podrán dejar su limosna en efectivo.

Las donaciones constituyen el 79% de sus recursos, dijo la diócesis.

“Las limosnas en las misas representan el 14% de esas contribuciones”, dijo en un comunicado. “Eso equivale en promedio a 98 euros anuales por feligrés”. Añadió que la medida quiere “anticiparse a la desaparición gradual del dinero en efectivo”.

No es la primera vez que la Iglesia católica francesa intenta ponerse a la altura de las nuevas tecnologías.

Desde 2016, 28 diócesis y más de 2.000 parroquias emplean un app de teléfono celular para recolectar donaciones, llamado “La Quete”, o la búsqueda.

Se han realizado unas 4.000 donaciones a lo largo de 14 meses en ocho parroquias parisinas que han ensayado el app. La donación promedio es de 4,71 euros.

“La Iglesia se ha comprometido a apoyar a todos en las nuevas formas de vida y consumo”, dijo la diócesis parisina. “La desmaterialización de los medios de pago es uno de los retos que debe asumir la Iglesia. Sea a través de una canasta conectada, un pago sin contacto o un app para smartphone”.