BARCELONA (AP) — Casemiro marcó su segundo tanto en la liga española, Marco Asensio volvió a destacar con un tremendo golazo, y otra diana más de Isco Alarcón le bastaron al Real Madrid para vencer por 3-0 a Las Palmas el domingo y cerrar así su crisis de resultados.

Los tres puntos cosechados permitieron al conjunto de Zinedine Zidane alcanzar los 23 y mantenerse a ocho de distancia del líder Barcelona, que acumula 31 unidades de 33 posibles tras ganar también el sábado, 2-1 al Sevilla.

El Madrid marcha tercero tras el Valencia, que cuenta 27 puntos, pero al menos recuperó la senda del triunfo tras dos derrotas seguidas: el pasado sábado en la liga contra el recién ascendido Girona por 2-1, y el miércoles en Liga de Campeones contra el Tottenham por 3-1.

“Era importante volver a ganar. Hicimos un partido muy serio”, subrayó el técnico Zinedine Zidane.

Casemiro marcó a los 41 minutos y dobla ya los goles de Cristiano Ronaldo, que sigue anclado en una diana tras perderse el inicio del campeonato por sanción.

El único tanto liguero del astro portugués se remonta al pasado 14 octubre contra Getafe; pero ante Las Palmas volvió a emerger la creciente figura de Asensio, quien firmó uno de los mejores goles de la temporada a los 56, antes de que Isco (74) finiquitara al conjunto canario, ahora penúltimo.

“La victoria nos viene bien para que el equipo anímicamente recupere la confianza. Este es el camino”, resaltó el capitán madridista Sergio Ramos. “Los goles de Cristiano ya llegarán. No nos preocupa”.

En partidos anteriores, Iago Aspas celebró un doblete y el Celta de Vigo derrotó por 3-1 al Athletic de Bilbao, escalando así al undécimo lugar con 14 puntos y acentuando el mal momento del conjunto bilbaíno.

El equipo gallego volvió también a ganar en su estadio, donde no lo hacía desde el pasado 10 de septiembre.

“Necesitábamos esta victoria después de dos derrotas consecutivas”, reconoció Aspas, quien marcó a los 22 y 26 minutos, después de que Sergi Gómez abriera el marcador para Celta a los 16.

El Athletic, que cuenta apenas 11 puntos por la 11ra fecha e hilvana tres derrotas ligueras seguidas, tan solo logró recortar gracias a Raúl García (38) y quedó clasificado 15to, a cinco unidades de la zona de descenso.

La jornada registró también las victorias del Villarreal, 2-0 sobre Málaga, y de la Real Sociedad, 3-1 ante Eibar.

Nicola Sansone también anoto un doblete, a los 68 y 76, y decantó la balanza del lado del Villarreal, que escaló al quinto lugar con 20 unidades, mientras que Málaga vuelve a ser colero con cuatro.

La Real subió al séptimo sitio con 17 puntos gracias a los tantos de Willian José (12), Adnan Januzaj (28) y Mikel Oyarzabal (46) ante el rival regional, que recortó por vía de Joan Jordán (72) y se mantiene 17mo.

Anteriormente, el debutante Girona ganó su tercer partido liguero seguido, 2-1 en cancha de Levante, y siguió escalando hasta el décimo lugar, ahora con 15 puntos.

Al Madrid le costó encontrar la tensión que le permitiera acorralar desde un buen inicio a Las Palmas, que pese puntuales escarceos de Víctor Machín “Vitolo” en posiciones avanzadas, se limitó a circular el balón con criterio en el mediocampo; aunque siempre carente de la malicia necesaria como para poner en aprietos al arquero local, Kiko Casilla.

Tuvo que ser Casemiro quien abriera el marcador a balón parado por el conjunto blanco, al cabecear un tiro de esquina mal rechazado por la defensa en el primer poste.

Previamente, el Madrid había sido prácticamente un monólogo rematador de Cristiano, quien lo intentó de todas las maneras posibles ante Raúl Lizoain, siempre sin suerte: media vuelta y tiro al lateral de la red, zurdazo con rosca junto al poste y cabezazo a manos del arquero. El portugués también habilitó al poco de iniciarse el choque a Karim Benzema, pero el francés estuvo torpe en la conducción y definición, frustrada en última instancia por Lizoain.

El Madrid mejoró en el segundo tiempo, con presión más intensa en cancha rival, y logró forzar otro tiro de esquina que acabó en antológico mísil al rincón de Asensio, al enganchar a bote pronto y con la zurda el despeje defensivo.

“Mi rol es estar allí por si hay hueco tras el rechace. La he podido enganchar bien y ha sido un golazo”, reconoció Asensio, quien lidera a los goleadores “merengues” junto a Isco, ambos con cuatro tantos.

El 2-0 resultó definitivo para un alicaído Las Palmas, mientras Cristiano siguió a lo suyo con un recorte y rosca ajustada, encontrando escaso alivio en su asistencia a Isco para el tercero al contragolpe.

Tuvo una última clara el actual Balón de Oro, nuevamente desacertado ante el arco en su propio estadio, donde aún no se ha estrenado esta temporada.