Christian Eriksen y Kasper Schmeichel se encuentran entre los futbolistas que podrían ausentarse para los próximos partidos de la selección de Dinamarca ante Eslovaquia y Gales debido a una disputa sobre los derechos comerciales del equipo.

La federación danesa de fútbol, conocida como DBU, trata de encontrar nuevos jugadores, entre ellos algunos de divisiones inferiores del fútbol nacional, para que reemplacen a los convocados originales a fin de cumplir plenamente sus compromisos y evitar potenciales sanciones de la UEFA.

Las negociaciones se vinieron abajo entre el sindicato de jugadores y la DBU en torno a un contrato colectivo.

Eriksen, considerado la estrella en el mediocampo danés y jugador del Tottenham de la Liga Premier, dijo que sus compañeros han prometido “mantenerse unidos como equipo”.

“Recibimos mucho apoyo”, indicó Eriksen en declaraciones publicadas por el sindicato. “Sabemos que todos los jugadores comprenden que buscamos un contrato colectivo para el fútbol danés. En las negociaciones estamos luchando por nuestros derechos fundamentales, y también por los futuros jugadores de la selección nacional _no tanto por el dinero”.

A través del sindicato, los jugadores habían ofrecido extender su contrato actual por un mes a fin de tener más tiempo para las negociaciones, pero la federación rechazó la oferta.