PYEONGCHANG, Corea del Sur (AP) — Hasta el domingo, día en que se clausuraban los Juegos Olímpicos de Invierno, los norcoreanos no habían mirado en la televisión una sola prueba deportiva de las realizadas en Pyeongchang.

Ese virtual bloqueo informativo contrasta enormemente con la forma en que la delegación norcoreana ha buscado acaparar los reflectores durante los Juegos, incluso con un grupo de animadoras y con uno de los cantantes más famosos del país.

Las chicas y el artista han sido un éxito en los medios surcoreanos y en internet durante todos los Juegos.

La prensa estatal norcoreana nunca ha tenido un interés especial en cubrir sucesos noticiosos internacionales. Su trabajo consiste más en loar al líder Kim Jong Un y en difundir cualquier tipo de propaganda de su régimen.

Durante los Juegos, se ha apegado a esa tradición. La única información procedente de Pyeongchang que llegó a Corea del Norte se relacionaba con la visita de la hermana menor de Kim, jefa nominal de Estado, a la ceremonia inaugural de los Juegos.

Incluso tomando en cuenta la reticencia del Norte a que su rival del Sur sea mostrada de una forma positiva, el bloqueo parece algo misterioso.

El propio Kim Jong Un aprovechó su discurso por el Año Nuevo, transmitido por la televisión, para desear el éxito de los Juegos y anunciar el plan norcoreano de participar. Ello llevó a que funcionarios de las dos Coreas realizaran un gran esfuerzo con el objetivo de que Pyongyang pudiera enviar a más de 500 personas, incluidos 22 deportistas y 21 reporteros.

Nada del trabajo de estos últimos ha estado a la vista.

La apuesta norcoreana funcionó. Su grupo de animadoras y los espectáculos de canto captaron el interés de los fanáticos en todo el mundo.

En cambio, los deportistas norcoreanos, en su mayoría jóvenes y sin experiencia en competiciones internacionales, no ganaron una sola medalla y simplemente tuvieron problemas para completar las pruebas.

“Los deportistas norcoreanos están compitiendo en un escenario mundial, incluso si no están ganando”, destacó Martyn Williams, observador de los medios norcoreanos y creador del sitio Web North Korea Tech. “Así que la falta de mención de esto es misteriosa”.

Williams recordó que Corea del Norte transmitió cada edición de los Juegos Olímpicos de Invierno y Verano desde Atenas 2004, salvo Vancouver 2010.

Durante los Juegos previos, solían difundirse reportes en general, enfocados en los logros de los deportistas norcoreanos, uno o dos días después de que pasaban las competiciones.

Esta vez, Williams dice que no ha visto “un solo segundo” de cobertura olímpica en KCTV la cadena principal.

Corea del Norte tiene la capacidad de realizar trasmisiones en directo, pero rara vez la emplea.

KCTV difundió el funeral del padre de Kum Jong Un en directo. Durante los últimos cinco años, ha hecho transmisiones parecidas durante desfiles militares en la Plaza Kim Il Sung de Pyongyang y en los espectáculos pirotécnicos de Año Nuevo.

La única vez que la TV habría transmitido en directo un encuentro deportivo en su canal principal fue durante el Mundial de fútbol de 2010, cuando Corea del Norte se enfrentó a Portugal. Y ahí puede residir la explicación de por qué no lo ha vuelto a hacer.

Portugal se impuso por 7-0.

___

El periodista de la AP, Youkyung Lee contribuyó con este despacho desde Seúl. Eric Talmadge está en Twitter como @erictalmadge. Lee está en Twitter como @YKLeeAP