PARÍS (AP) — El gobierno francés presentó el miércoles un proyecto de ley para implementar reglas más severas de inmigración, que grupos de derechos humanos dicen que son represivas contra solicitantes de asilo.

El gobierno del presidente Emmanuel Macron dice que la propuesta, presentada en una reunión del gabinete, busca acelerar la expulsión de personas que no son elegibles para asilo y proveer mejores condiciones para aquellos a quienes se permite quedarse en el país, tales como más clases de idioma francés y capacitación laboral.

El ministro del interior Gerard Collomb dijo que el plan es “equilibrado” y “alineado con los procedimientos europeos”.

El plan reducirá el período de consideración para una solicitud de asilo de un año a un máximo de seis meses, incluyendo la apelación.

Activistas de derechos humanos dicen que el proceso acelerado dificultará para los solicitantes de asilo defender sus derechos.

El plan permitiría además a las autoridades detener a inmigrantes que se están ilegalmente en el país en centros cerrados por hasta 90 días, en lugar de los 45 días actuales, para organizar su deportación.

Bajo la propuesta, las personas que cruzan ilegalmente las fronteras de la zona de la UE serán multadas 3.750 euros (4.600 dólares).

Algunas organizaciones que ayudan a los migrantes, incluyendo la Liga Francesa de Derechos Humanos, convocaron a protestas en París el miércoles para criticar “políticas del gobierno que infringen las libertades de los migrantes”.

Algunos agentes públicos a cargo de procedimientos de asilo estaban en huelga el miércoles.

Cyrielle Taezin, empleada de la corte nacional de asilo, dijo que los migrantes no tendrán tiempo suficiente para preparar sus pedidos. “Ellos han sufrido traumas. Necesitan exámenes sicológicos. Necesitan tiempo para expresar por lo que han pasado”.

Alain Esmery, un activista de la Liga de Derechos Humanos, dijo que Macron llamó el mes pasado a humanidad y firmeza hacia los migrantes. “El ministro del interior debe tener problemas auditivos, porque solamente oyó: ‘firmeza, firmeza’”, dijo Esmery.

Cifras oficiales muestran que más de 100.000 personas solicitaron asilo en Francia en el 2017, un aumento de 17% respecto al año previo.

Aproximadamente 36% de los solicitantes recibieron status de refugiados.

__

Nicolas Garriga contribuyó desde París.