MALAGA, España (AP) — Sevilla y Málaga pusieron en marcha la liga española el viernes con un empate sin goles, en un duelo en que las desatenciones fueron la norma.

El conjunto sevillista jugó los últimos 20 minutos con un hombre menos por la expulsión de Steven N'Zonzi, uno de sus refuerzos que llegó esta temporada procedente del Stoke por 9,7 millones de euros.

De manera innecesaria, N'Zonzi se ganó la tarjeta amarilla en los albores del duelo, por impedir un saque de banda. El segundo cartón amarillo y la expulsión llegaron por una falta a los 69 minutos.

"En partidos tan competitivos como éste, jugar con uno menos es mucha ventaja", señaló el técnico del Sevilla, Unai Emery.

El encuentro en La Rosaleda fue un compendio de falencias defensivas y tiros errados. En cambio, el arquero Carlos Kameni del Málaga y su colega Antonio "Beto" Bastos del Sevilla tuvieron buenas actuaciones, lo que garantizó el empate sin tantos.

Kevin Gameiro, quien reemplazó en el ataque sevillista al colombiano Carlos Bacca tras su partida al Milan, desperdició tres buenas oportunidades de abrir el marcador en los 20 primeros minutos.

Sevilla busca otro delantero antes que cierre el mercado de pases el próximo mes, y según informes de prensa, el club está interesado en el ariete español de la Juventus, Fernando Llorente.

"Estoy contento con los jugadores que tuve para este partido. Mientras generemos oportunidades de gol, estaré satisfecho", comentó Emery. "Gameiro y (Ciro) Immobile son muy capaces, pero estamos abiertos a la posibilidad de que llegue cualquier jugador que pueda mejorar nuestro plantel antes del 31 de agosto".

Bacca ayudó a que el Sevilla se coronara dos veces seguidas en la Liga Europa y obtuviera un boleto para la actual Liga de Campeones.

El conjunto andaluz no pareció extrañar al colombiano en su emocionante derrota por 5-4 ante el Barcelona, la semana pasada en la Supercopa de la UEFA. Pero el primer compromiso de la liga fue otra historia.