PARÍS (AP) — El equipo más excitante de la campaña pasada atraviesa por un lento proceso de reconfiguración.

El juvenil, vibrante equipo de Mónaco que anotó más de 150 goles con un atractivo estilo ofensivo la temporada pasada está encontrando dificultades tras vender a jugadores vitales que le ayudaron a ganar el cetro de la liga francesa y llegar a semifinales de la Liga de Campeones.

Mónaco está cuatro puntos debajo del Paris Saint-Germain luego de 11 partidos en esta campaña en la liga francesa, y está al borde ser eliminado en Europa. Con apenas dos puntos en cuatro partidos en el Grupo E, las esperanzas de Mónaco son escasas en la Champions.

Mónaco enfrenta el sábado a Guingamp, y PSG choca el mismo día con Angers.

Para un equipo que apabulló a oponentes antes de caer ante la Juventus en semifinales de la Champions, la situación actual es embarazosa.

Aunque el momento es difícil para el técnico portugués Leonardo Jardim, la culpa es de la plana mayor. En otras palabras, desmantelaron un equipo que pudo haber sido competitivo en Europa durante años.

El sensacional goleador adolescente Kylian Mbappé se fue al PSG, mientras que el imponente medio de contención Tiemoue Bakayoko se integró a los campeones ingleses Chelsea. Bernardo Silva, el mejor volante ofensivo de la liga francesa por buen margen, y Benjamin Mendy, sin dudas el mejor lateral izquierdo, fueron vendidos a Manchester City.

Incluso el delantero Valere Germain, un jugador de menos calibre, pero muy útil, fue vendido al Marsella.

Las ventas generaron enormes ingresos para el club _ unos 340 millones de euros (396 millones de dólares).

Además del goleador colombiano Radamel Falcao, de los jugadores principales de Mónaco la campaña pasada solamente se quedaron el atacante Thomas Lemar y el mediocampista defensivo Fabinho _ y por poco. Lemar estuvo cerca de irse al Arsenal y Fabinho, frustrado por la venta de tantos jugadores, consideró irse al PSG.

No es primera vez que Mónaco se deshace de sus astros.

En el 2015, el equipo vendió al delantero Anthony Martial al Manchester United. El mediocampista Geoffrey Kondogbia, el volante Yannick Ferreira Carrasco y el lateral izquierdo Layvin Kurzawa también fueron vendidos. El año previo, el atacante colombiano James Rodríguez se fue al Real Madrid.

La continua política de Mónaco de cambios de personal genera un enorme flujo de efectivo, pero es riesgosa en términos de ambición deportiva.

Funcionó la campaña pasada porque Jardim había tenido la temporada previa para trabajar con talentos jóvenes _ sin la presión de expectativas _ y desarrollar sus habilidades. Pero Mónaco arrancó esta campaña con un status muy superior: campeón de Francia y semifinalista en la Champions.

Los jugadores reclutados son demasiado novicios para un club importante, aunque algunos _ como el atacante Rony Lopes _son prometedores.

___

Jerome Pugmire está en www.twittercom/jeromepugmire