PYEONGCHANG, Corea del Sur (AP) — La conmoción no se derivó sólo del hecho de quién ganó el oro en el eslalon de hombres en los Juegos Olímpicos, sino de quién no pudo terminar siquiera la carrera.

Andre Myhrer, sueco de 35 años que obtuvo el bronce en esta prueba hace ocho años en Vancouver, fue el campeón inesperado el jueves. Pero la mayor sorpresa fue que Marcel Hirscher y Henrik Kistoffersen, los mejores del eslalon en el circuito de la Copa Mundial, no hayan completado sus dos recorridos.

Así, no tuvieron oportunidad alguna de llevarse el título. Quedaron en un nutrido grupo de esquiadores eliminados, en el que figuró también el mexicano Rodolfo Dickson y el chileno Kai Horwitz.

Hirscher se salió de la pista en la primera bajada, en la que Kristoffersen logró el mejor tiempo. Pero el noruego no completó su segundo intento, lo que dejó a Myhrer en lo más alto del podio.

Hace cuatro años, en Soci, Hirscher y Kristoffersen consiguieron medallas olímpicas en esta prueba. Se combinaron también para hacer el 1-2 en cuatro de los ocho eslalons de la Copa Mundial durante esta campaña.

Myhrer miraba en la zona de la meta cuando Kristoffersen, quien tenía una delantera de 21 centésimas de segundo, se saltó una de las banderas en el comienzo de su segundo descenso.

Ello permitió que el suizo Ramon Zenheusern se llevara una plata inesperada, a 34 centésimas de Myhrer. El bronce fue para el austriaco Michael Matt, ubicado a 67 centésimas de Myhrer, quien en sus dos recorridos acumuló un registro de 1 minuto, 38,99 segundos.