MOSCÚ (AP) — En el Mundial que marcó el debut del videoarbitraje, no faltó que interviniera incluso en la final. Y ello definió una jugada clave durante el transcurso del encuentro el domingo en el que Francia se coronó ante Croacia.

Y tal como ocurrió en todo el certamen, la controversia se redujo, sin esfumarse por completo.

A los 36 minutos del encuentro disputado en el estadio Luzhniki de Moscú, Francia ejecutó un saque de esquina, y el balón alcanzó a golpear el brazo del croata Ivan Perisic, después de impactar su pierna. Acto seguido, la pelota salió de la cancha.

Diez minutos antes, el propio Perisic había anotado el tanto para el empate transitorio 1-1.

Los jugadores franceses comenzaron a reclamar la mano de Perisic. Tras una pausa de unos 90 segundos para que el árbitro Néstor Pitana analizara la acción con sus asistentes de video a un costado de la cancha, el referí argentino señaló al centro del área.

“En una final de Copa del Mundo no marcas un penal así. Pero eso de ningún modo le resta mérito al triunfo de Francia”, opinó el técnico croata Zlatko Dalic.

Pero fue penal a favor de Francia, y Antoine Griezmann lo convirtió desde los 12 pasos, engañando al arquero Danijel Subasic.

“Yo simplemente traté de concentrarme (durante la revisión del video) y de hacer lo que suelo hacer en los penales y que me ha funcionado”, dijo Griezmann. “Espero que me siga funcionando”.

Les Bleus, que apenas habían creado jugadas de peligro, recuperaron la delantera en el encuentro, para no volverla a perder. Se impusieron por 4-2 y se coronaron por segunda vez en la historia.

Desde luego, está por verse si Perisic tuvo la intención de tocar el balón con la mano, pero el videoarbitraje (VAR) no estaba para aclarar esas disertaciones psicológicas, ni siquiera en la primera vez que se le utilizó en una final mundialista.

“Por favor, no entiendan esto como que estoy hablando mal del árbitro... respeto al árbitro. Marcó lo que vio, simple y llanamente... Con el VAR sucede que, cuando todo sale a tu favor es buenísimo, cuando sale en contra es pésimo”, reconoció Dalic. “Eso es todo lo que tengo que decir... El VAR es algo bueno para el fútbol”.