BEIRUT (AP) — Un prominente grupo sirio de oposición pidió el jueves a la ONU que retomara el control del proceso de paz de Siria, después de que Rusia anunció que este mes sería país anfitrión de negociaciones paralelas.

El Alto Comité de Negociaciones (HNC por sus siglas en inglés) dijo que Rusia estaba socavando a la ONU e imponiendo nuevas regulaciones para Siria, donde han muerto 400.000 personas en los seis años de guerra civil.

Rusia es un aliado firme del presidente sirio Bashar Assad. Moscú ha enviado apoyo aéreo y asesores militares para pelear junto con las fuerzas del gobierno sirio contra los rebeldes y otros opositores. Moscú dice que Assad está librando una guerra contra el terrorismo.

El HNC dijo en un comunicado que "no participaría en ningún evento realizado sin la protección de las Naciones Unidas", y acusó a Moscú de "rehabilitar" al gobierno sirio.

La Coalición Nacional Siria, grupo de oposición con sede en Turquía que forma una coordinadora política para los rebeldes armados conocidos vagamente como el Ejército Libre Sirio, también dijo que ellos se mantendrían al margen de la reunión a realizarse en Sochi.

La ONU no ha dicho si asistirá a las negociaciones de Sochi el 18 de noviembre, solo 10 días antes de que la organización mundial realice su propia negociación entre el gobierno y la oposición en Ginebra.

Las negociaciones de Sochi iniciarán la cuarta vía de negociaciones entre las partes del complejísimo conflicto sirio. El propio programa de la ONU en Ginebra ha sido complementado por negociaciones "técnicas" en la capital de Kazajistán, Astaná, concretadas por Irán, Turquía y Rusia, las principales partes internacionales de la guerra en Siria.

Y Rusia periódicamente crea una tercera vía a través de El Cairo. Egipto ha otorgado una base a los reformistas sirios, que el gobierno de Damasco ve como aceptable.

Pero con el balance de poder en Siria firmemente en favor de Assad - gracias en gran parte a la gran intervención militar rusa - las negociaciones han dirimido en pocos resultados tangibles, haciendo que los rebeldes acusen a Rusia y Damasco de matar el tiempo mientras buscan resultados a su favor en los campos de batalla.