BAGDAD (AP) — Irak invitó el domingo a las empresas a presentar declaraciones de interés para construir un nuevo oleoducto desde la ciudad norteña de Kirkuk hasta el puerto mediterráneo de Ceyhan en Turquía.

El nuevo ducto de 350 kilómetros (220 millas) transportará hasta un millón de barriles por día, dijo la empresa estatal Oil Projects Company. Se incluirá en el proyecto un gasoducto de 305 kilómetros (190 millas) para alimentar estaciones de bombeo, tanques y otras instalaciones de servicio, dijo el gobierno.

La nueva línea se construirá junto a una tubería existente de 1,6 millones de barriles por día, que atraviesa áreas turbulentas sunitas y ha estado inactiva desde que fue gravemente dañada por ataques de extremistas en 2014.

Las fuerzas iraquíes expulsaron al grupo Estado Islámico del área a principios de este año, pero se espera que los islamistas continúen lanzando ataques al estilo de los insurgentes.

Las empresas interesadas tienen hasta el 24 de enero para presentar solicitudes de precalificación antes de recibir los documentos finales de la licitación. Las autoridades no proporcionaron una línea de tiempo para el proyecto, que se ofrecerá en un esquema de construcción, operación, operación y transferencia. Al menos el 25% del proyecto será propiedad de entidades iraquíes.

Las fuerzas iraquíes arrebataron la ciudad de Kirkuk a las fuerzas kurdas en octubre. Los kurdos, que habían tomado el control del Kirkuk y otras áreas en disputa cuando el Estado Islámico entró a Irak hace tres años, exportaban petróleo a través de su propio oleoducto a Turquía.

Los campos alrededor de Kirkuk actualmente producen alrededor de 140.000 barriles por día y todo eso va a las refinerías, dijo el domingo el portavoz del Ministerio del Petróleo, Assem Jihad.

Irak tiene la cuarta mayor reserva de petróleo del mundo. Este año, agregó 10.000 millones de barriles, elevando sus reservas totales a 153.100 millones de barriles.

La infraestructura petrolera _y de otros sectores_ sufrió daños generalizados durante la lucha contra el Estado Islámico. El costo de la guerra, junto con los bajos precios del petróleo, ha cobrado un alto precio en la economía de Irak.