BUENOS AIRES (AP) — Una batería de 90 proyectos de ley impulsados por el kirchnerismo fueron aprobados el jueves en la Cámara de Diputados, desoyendo un pedido del presidente electo Mauricio Macri para postergar su tratamiento hasta después de asumir el 10 de diciembre.

La última sesión de 2015 evidenció además las primeras fisuras en el gobernante Frente para la Victoria antes de convertirse en oposición al gobierno de Macri, ya que un grupo de legisladores de esa fuerza estuvieron ausentes y pusieron en peligro el quorum necesario para sesionar.

Entre los proyectos que obtuvieron media sanción, figuran la creación de la empresa Yacimientos Carboníferos Fiscales Sociedad del Estado; la emisión de un bono para que trabajadores de compañías de telecomunicaciones participen de ganancias y otro que declara de utilidad pública y sujeto de expropiación a un emblemático hotel de Buenos Aires que es manejado por sus trabajadores.

Los diputados de fuerzas que integran el frente Cambiemos de Macri no participaron de la sesión ante la negativa del oficialismo de votar sólo aquellos proyectos con acuerdo de todos los partidos, de manera de evitar condicionar al futuro gobierno con leyes que impliquen para el Estado erogaciones de dinero.

"Es una falta de respeto al pueblo que acaba de votar", dijo a periodistas Federico Pinedo, jefe del bloque de Propuesta Republicana, fundado por Macri, en referencia al triunfo del último domingo en la segunda vuelta electoral para elegir al sucesor de Cristina Fernández.

Tras resultar electo con el 51% de los votos sobre el peronista Daniel Scioli, Macri manifestó su descontento por la decisión del oficialismo de convocar a una sesión en Diputados este jueves y pidió reverlo.

La sesión estuvo a punto de fracasar por la ausencia de diputados del propio kirchnerismo en desacuerdo con el tratamiento veloz del paquete de proyectos de ley, pero finalmente el oficialismo consiguió quorum de 129 con la ayuda de legisladores de partidos de izquierda y la llegada a último momento de otro que se encontraba a más de 1.000 kilómetros de Buenos Aires y voló de urgencia.

Medios locales reportaron que el diputado oficialista Benjamin Bromberg voló en un avión sanitario desde la provincia de Tucumán, al norte de Argentina, que es gobernada por un peronista. Hasta el momento no hubo confirmación o desmentida oficial.

Los proyectos aprobados fueron girados al Senado, donde el kirchnerismo cuenta con quorum propio.