BUCAREST, Rumania (AP) — Unos 1.000 trabajadores protestaron el martes en la capital de Rumania contra una reforma fiscal que pudiera llevar a recortes salariales.

Los manifestantes se congregaron en las afueras de las oficinas del gobierno en Bucarest, gritando consignas y soplando silbatos para expresar su furia con el gobierno izquierdista, al que acusan de perjudicar sus sustentos.

El gobierno aprobó recientemente una reforma fiscal que entra en vigor el 1 de enero y en la que los impuestos del seguro social serán cambiados de las empresas a los empleados. La medida pudiera reducir salarios hasta 20%.

Ion Badoi, de 49 años y que trabaja para los ferrocarriles nacionales en la ciudad central de Ramnicu Valcea, dijo que la medida ha generado incertidumbre.

"Nadie nos dice qué va a pasar con nuestros salarios”, dijo. "Si no modifican nuestros contratos, vamos a perder dinero”.