COLUMBUS, Ohio, EE.UU. (AP) — Un jurado federal ha condenado a un gerente comercial por estafar a los artistas de R&B Ne-Yo y Brian McKnight con un plan basado en una bebida deportiva.

Kevin Foster, de Montclair, Nueva Jersey, fue declarado culpable de fraude electrónico, lavado de dinero, falsa bancarrota, evasión impositiva y declaración de impuestos fraudulenta.

Según los fiscales, Foster indujo a Ne-Yo, cuyo verdadero nombre es Shaffer Smith, a invertir 2 millones de dólares en OXYWater con argumentos falaces. Foster invirtió 1,5 millones de dólares adicionales del dinero de Smith sin conocimiento de éste y obtuvo créditos utilizando su nombre.

Las autoridades dicen que también defraudó a McKnight para financiar la operación y su estilo de vida rumboso de autos y relojes de lujo, así como boletos de temporada a los equipos neoyorquinos Knicks, de la NBA, y Giants, del fútbol americano.

Otras dos personas fueron condenadas previamente por el mismo plan.