CHICAGO (AP) — La ciudad de Chicago renovó el martes un fondo de asesoría legal para los inmigrantes que enfrentan un proceso de deportación.

Los concejales municipales aprobaron ampliamente el presupuesto para el próximo año que incluye 1,3 millones de dólares para este tipo de servicios a los inmigrantes.

Chicago fue una de las ciudades que impulsó los servicios legales para los inmigrantes como respuesta a la elección de Donald Trump a la presidencia y a sus promesas agresivas de tomar medidas más fuertes contra la inmigración no autorizada.

La ciudad más grande del estado de Illinois ya había aprobado el fondo en diciembre del año pasado.

El dinero se distribuyó entre diversas organizaciones, incluido el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, el cual indicó que el fondo se utilizó para proporcionar asesorías legales a casi 1.700 residentes y representación legal en 900 casos de inmigración.

Los activistas señalaron que la representación legal es clave debido a que los inmigrantes no tienen garantizado un abogado de oficio en el tribunal.

Ha habido poca oposición a las acciones de la ciudad, pero algunos han cuestionado el uso de los fondos de los contribuyentes para cuestiones de inmigración.