CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP) — Un astronauta de la Estación Espacial Internacional logró sustituir el viernes una cámara externa averiada, aunque tuvo problemas con su mochila propulsora y una correa de seguridad desgastada.

La NASA dijo que Joe Acaba siempre estuvo afianzado a la estructura espacial y nunca estuvo en peligro durante la caminata espacial de casi siete horas.

Sin embargo, una de las correas de Acaba tuvo que ser reemplazada poco después de que él y el comandante de la estación, Randy Bresnik, salieron de la estación. El Control de la Misión advirtió que la correa roja estaba deshilachada y gastada. Bresnik regresó a la cámara de aire para llevar una correa de repuesto a Acaba.

Después, cuando habían transcurrido cinco horas de la caminata espacial, el Control de la Misión advirtió que la manivela derecha de la mochila propulsora de emergencia de Acaba se había abierto, nuevamente. Bresnik acudió una vez más a ayudar a su compañero y ofreció algo de cinta para mantenerla en su lugar.

Tras consultas durante varios minutos con Houston, los controladores de vuelo declararon poco fiable la mochila y ordenaron a Acaba regresar al interior, cuando había terminado de engrasar el nuevo brazo robot.

Cada astronauta que sale al espacio lleva una mochila propulsora para que la utilice en caso de emergencia. El dispositivo sirve para que un astronauta puede regresar a la estación en caso de una falla en las múltiples correas a las está sujeto.