BOGOTÁ (AP) — En el marco de la incorporación de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Human Rights Watch (HRW) pide analizar crisis de desnutrición del pueblo wayúu.

En un comunicado emitido el lunes, HRW precisó que la respuesta de las autoridades ante la situación ha sido insuficiente y este aspecto debería de ser considerado por la OCDE al aceptar a Colombia entre sus filas, ya que esta organización se integra en su mayoría por países con altos ingresos que promueven políticas públicas para mejorar el bienestar económico y social.

“En el departamento de La Guajira, los niños wayúu mueren de hambre en tasas desproporcionadamente altas,” señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW. Si la OCD pusiera presión, siguió Vivanco, las autoridades colombianas podrían adoptar medidas concretas para solucionar la problemática.

HRW fundamentó su informe en visitas realizadas a la zona entre agosto de 2016 y junio de 2017 para documentar la crisis y la respuesta brindada por el Estado.

Según cifras oficiales, entre 2013 y 2017, al menos 193 niños indígenas de ese grupo —la mayoría menores de cinco años— murieron en la zona a causa de la desnutrición.

Esta no es la primera vez que un organismo internacional se pronuncia al respecto. En 2015, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó al gobierno colombiano a tomar medidas para atender la “emergencia” y los altos tribunales de Colombia ordenaron al gobierno abordar la situación.

Hace varios años que el presidente Juan Manuel Santos busca la adhesión de Colombia a la OCDE, por lo que la decisión final del organismo podría afectar sus intereses.