MIAMI (AP) — El vicepresidente Mike Pence se reunirá el miércoles con la comunidad venezolana en el sur de Florida para analizar la “continua devastación y disturbios” en la nación sudamericana.

Pence estará acompañado por el gobernador de la Florida, Rick Scott, el senador Marco Rubio y el representante Mario Díaz Balart, dijo la Casa Blanca el martes en un comunicado.

La reunión en la iglesia católica Nuestra Señora de Guadalupe tendrá lugar pocos días después de una gira de Pence por Latinoamérica, donde trató de suavizar las declaraciones del presidente Donald Trump de que Estados Unidos considera una “opción militar” contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En su viaje de la semana pasada Pence se focalizó en Venezuela y aseguró que la prioridad es encontrar una solución pacífica.

Ante los líderes de Colombia, Argentina, Chile y Panamá el vicepresidente aseguró que Estados Unidos está en favor de una presión internacional a Maduro y dijo que seguirá imponiendo sanciones económicas y políticas contra funcionarios del gobierno venezolano.

En su visita a la iglesia Pence escuchará a inmigrantes venezolanos y líderes comunitarios y ofrecerá un discurso a la comunidad, según la Casa Blanca.

El gobierno de Trump ha dispuesto sanciones financieras contra una veintena de funcionarios y exfuncionarios del gobierno de Maduro y ha amenazado con más penalizaciones si la Asamblea Constituyente, que se ha declarado superior a todas las demás instituciones, prosigue con sus planes de reformar la constitución.

Estados Unidos considera que la elección de la Asamblea Constituyente fue ilegítima, al igual que la Unión Europea y numerosos países latinoamericanos.

Parte de la comunidad venezolana, no obstante, considera que las sanciones deben ser más profundas e incluir la prohibición de compra de petróleo venezolano.

La iglesia que Pence visitará se encuentra en el corazón de Doral, una ciudad aledaña a Miami conocida también como Doralzuela por la numerosa comunidad venezolana que alberga.