NACIONES UNIDAS (AP) — Rebeldes atacaron el martes una base de las fuerzas de paz de Naciones Unidas en la República Centroamericana: un casco azul de Mauritania perdió la vida y 11 más resultaron heridos en el enfrentamiento que duró varias horas, dijo la ONU.

El portavoz de Naciones Unidas, Stephane Dujarric, señaló que los insurgentes anti-Balaka atacaron la base temporal de las fuerzas de paz en Tagbara, a 96,5 kilómetros (60 millas) al noreste de la localidad minera de Bambari, en el centro del país. La misión de las fuerzas de paz dijo que más de 22 rebeldes anti-Balaka murieron en el choque.

Dujarric señaló que la misión de la fuerza de paz envió refuerzos a la base y él condenó enérgicamente la incursión. Los insurgentes al parecer eran predominantemente cristianos.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó la incursión rebelde “en los términos más enérgicos” y reiteró que los ataques contra los efectivos de paz podrían constituir crímenes de guerra. El consejo exhortó al gobierno de la República Centroamericana a que investigue con rapidez el ataque y lleve a los responsables ante la justicia.

Por otra parte, Dujarric afirmó que la misión de la ONU informó que los efectivos de la fuerza de paz descubrieron los cadáveres de 21 civiles, entre ellos los de cuatro mujeres y cuatro niños, en Tagbara. La misión dijo que los cuerpos fueron encontrados cerca de una iglesia y que las víctimas fueron asesinadas con “armas tradicionales”.

El Consejo de Seguridad dijo que apoya una investigación de la misión de paz de la ONU para ver si estas víctimas civiles están relacionadas con el ataque contra la base en Tagbara.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres condenó el ataque contra la fuerza de paz y esta “indignado” por la matanza de 21 civiles y que otros 14 hayan resultado heridos, afirmó Dujarric.