MILÁN (AP) — El Inter de Milán fue abucheado por su propia afición al sufrir en demasía ante el colista Benevento, pero se las arregló para conseguir el sábado una victoria 2-0 que le permitió escalar provisionalmente al tercer puesto de la Serie A italiano.

Los goles de Milan Skriniar y Andrea Ranocchia en un lapso de dos minutos en el segundo tiempo le dieron al Inter apenas su segundo triunfo en 11 partidos.

En zona de clasificación a la próxima Liga de Campeones, el equipo del técnico Luciano Spalletti se ubicó un punto por delante de la Roma y dos por encima de la Lazio. El domingo, la Roma recibe al Milan y la Lazio visita a Sassuolo.

En su primera temporada en la máxima división, Benevento se encuentra 11 puntos detrás de la salvación.

El Inter, que enfrentará a su clásico rival Milan el próximo fin de semana, ofreció un pálido rendimiento y no habían pasado siete minutos cuando los hinchas en el estadio San Siro empezaron a silbar a los jugadores. Las intervenciones del arquero Samir Handanovic fueron lo único rescatable de un lamentable primer tiempo para el local.

Pero los nerazzurri lograron abrir el marcador tras una jugada de contragolpe a los 67 minutos. El volante uruguayo Matías Vecino peinó un tiro de esquina para el cabezazo a la red del central eslovaco Skriniar.

Casi de inmediato, Ranocchia apareció para cabecear un tiro libre.

La mala fortuna de Benevento se acentuó a nueve minutos del final cuando Nicolás Viola fue expulsado por doble amonestación.

En el otro partido de la jornada sabatina, Mattia Destro anotó un gol y asistió en otro para que Bologna derrotase 2-0 a Genoa.

Bologna desplazó a Genoa del 11er puesto en la tabla de posiciones, lejos de la zona de descenso.