WASHINGTON (AP) — La última vez que el presidente Donald Trump visitó el Capitolio para el almuerzo semanal de los senadores republicanos, estaba en una disputa con el poderoso jefe de la comisión de relaciones exteriores, incluyendo con un tuit en el que insinuó que éste no podía ser elegido para nada.

Ahora Trump está embrollado en otra controversia, esta vez sobre el comentario de una colaboradora quien se burló del senador John McCain, que está enfermo, y los líderes republicanos le han dicho a Trump que les debe una disculpa.

"Lo inteligente habría sido lidiar con ello hace cinco días y disculparse”, dijo el senador John Thune, tercero en rango entre los republicanos.

El almuerzo de Trump el martes con los senadores republicanos se produce en momentos en que la Casa Blanca y sus aliados en el partido tratan de elaborar un mensaje común para las elecciones legislativas de noviembre. También en la agenda están las gestiones de la Casa Blanca para conseguir la aprobación senatorial de la nominada por Trump a directora de la CIA, además de la próxima reunión de Trump con el líder norcoreano.

Pero, al igual que la última vez que Trump almorzó con los senadores republicanos, en octubre del 2017, la agenda de la Casa Blanca fue eclipsada por otra historia.

Durante una reunión a puertas cerradas la semana pasada, la asistente de comunicaciones de la Casa Blanca Kelly Sadler desestimó la oposición de McCain a la nominada a la CIA, diciendo que el senador republicano “se está muriendo de todas formas”. A McCain, de 81 años, se le diagnosticó en julio gliobastoma, una forma muy agresiva de cáncer del cerebro.

La familia de McCain ha pedido una disculpa pública.

En un tuit el lunes, Trump dijo que las “llamadas filtraciones” son una “exageración masiva”, pero añadió: “Los filtradores son traidores y cobardes, y vamos a descubrir quiénes son”.

Pero el asunto dejó agitados a muchos senadores. Varios colegas de McCain, incluyendo el líder de la mayoría senatorial Mitch McConnell, Lindsey Graham y el ex vicepresidente Joe Biden viajaron a Arizona a visitar al senador convaleciente.

"Yo le dije que le extrañamos mucho”, dijo McConnell en un discurso en el Senado el lunes. “Confío en que hablo por todos en el Senado al expresar nuestros más profundos respetos por él y todo lo que ha hecho por el país en su extraordinaria vida”.

El senador John Cornyn, el segundo republicano de mayor rango, quien ha estado en desacuerdo con McCain en asuntos de políticas, fue claro: “La persona que lo dijo debe disculparse. Es totalmente inapropiado”, le dijo a la Associated Press.