RÍO DE JANEIRO (AP) — Los miembros de las escuelas de samba de Río de Janeiro realizaron el sábado una bulliciosa protesta contra la propuesta del alcalde de recortar fondos para el carnaval del próximo año.

El alcalde Marcelo Crivella dijo que recortaría a la mitad la contribución municipal a la celebración hasta un monto de un millón de reales (320.000 dólares) por escuela, y que utilizaría la diferencia en guarderías infantiles.

Ataviados con los colores de sus respectivas escuelas, aproximadamente 200 personas marcharon de la sede del ayuntamiento hasta la Avenida Marqués de Sapucai, también conocida como el “Sambódromo”.

Los manifestantes dicen que los recortes se deben a las creencias personales de Crivella. El alcalde es un ex obispo evangélico.