SANTIAGO DE CHILE (AP) — Conforme avanzaba la noche del domingo y crecía la cifra de votos revisados, Sebastián Piñera se perfilaba como el ganador de la primera vuelta en los comicios para elegir al próximo presidente de Chile.

Con el 91,75% de los votos escrutados, el expresidente y candidato centroderechista tenía un 36,62% de los sufragios. Le seguían el periodista y senador Alejandro Guillier --un independiente que representa al oficialismo de centroizquierda-- con 22,67% de los votos y Beatriz Sánchez, representante del izquierdista Frente Amplio, que sorpresivamente había obtenido el 20,34%.

Según las páginas del Servicio Electoral chileno, en la jornada votaron seis de los 14 millones de electores habilitados y los resultados finales se entregarían el lunes por la mañana. La presidenta Michelle Bachelet instó al país a votar en segunda vuelta, debido a la baja participación de votantes el domingo.

“Hoy sabemos que Chile quiere seguir avanzando. Eso es lo que demandan los ciudadanos, eso es lo que han dicho las urnas”, señaló Bachelet por la noche. Posteriormente agregó que el progresismo ha permitido que durante décadas Chile avance “en lo social, en las libertades, en los derechos, en el respeto y en la modernización y sustentabilidad de nuestro crecimiento”.

De acuerdo a los resultados --que difícilmente cambiarán de manera drástica conforme siga avanzando el conteo-- a pesar de la delantera obtenida por Piñera, los votos obtenidos no serían suficientes para un triunfo en primera vuelta y enfrentaría a Guillier en segunda el próximo 17 de diciembre.

Antes de llegar a esa segunda ronda, tanto Piñera como Guillier deberán negociar con sus respectivas fuerzas políticas para obtener los sufragios necesarios y triunfar por mayoría simple.

Si en el balotaje triunfara Piñera, Chile seguiría la tendencia de algunos países de la región que recientemente han elegido a presidentes de derecha, como Argentina y Perú.

En estas elecciones generales, los chilenos tuvieron opción de votar por ocho candidatos para elegir al sucesor de Bachelet. Además de Piñera, Guillier y Sánchez había otros cinco postulantes, entre ellos, el exdiputado de la Unión Demócrata Independiente (UDI), José Antonio Kast. Este ultraconservador planteaba derogar la ley de aborto recién aprobada, usar métodos anticonceptivos naturales, tener armas inscritas en las casas para defenderse de delincuentes y eliminar la ley laboral. Hasta el momento Kast ha obtenido un 7,90% de los sufragios.

Piñera --que se ha mantenido alejado de las posturas de Kast-- representa al conglomerado Chile Vamos, que incluye a la UDI, a la centroderechista Renovación Nacional (RN) y a otros dos grupos menores. La UDI y RN fueron el sostén político de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). El multimillonario nunca trabajó ni ocupó un cargo en el régimen militar.

Después de los comicios, Piñera habló ante la prensa, agradeció a todos los electores que participaron y saludó a los candidatos que no pasaron a segunda vuelta. Se refirió “en forma muy especial” a Kast, quien minutos después dijo a los medios que apoyaría al expresidente: "a partir de mañana, con la misma alegría y entusiasmo, asumamos la tarea de hacer posible el triunfo del candidato del pacto Chile Vamos".

Para vencerlo en segunda vuelta, Guillier tendrá que negociar con la fragmentada izquierda y centroizquierda, las cuales no supo conducir como un líder, según el analista Marcelo Mella.

Por la noche, Guillier dijo que los chilenos progresistas cada vez son más y que ganarían en diciembre. “Necesitamos ir a la segunda vuelta con propuestas claras que nos agrupen a todos, para que todos se sientan parte de lo que será mi gobierno, el gobierno de la gente”, dijo. “Quiero decirles que las puertas están abiertas para todos. Esta noche comienza un nuevo Chile, más amplio, más diverso, más solidario... Las puertas están para todos abiertas y espero recibirlos en casa para llegar al (palacio) de La Moneda el 11 de marzo próximo”, agregó.

Uno de sus posibles respaldos pudiera ser la candidata Carolina Goic, presidenta del centrista Partido Demócrata Cristiano (PDC) que obtuvo 5,88% de la votación, pero la relación entre ambos no ha sido cercana.

Goic habló con la prensa el domingo y dijo que llamó a Guillier para felicitarlo por sus resultados, pero antes de que le preguntaran si lo apoyaría en segunda vuelta declaró que el PDC toma sus decisiones por la vía institucional, en alusión a un consejo que tendrá su partido en las próximas horas.

Guillier encabeza la coalición de gobierno Nueva Mayoría (NM), que incluye a socialistas, comunistas, al Partido Por la Democracia y a otras tres colectividades menores. Goic abandonó la NM por vcproblemas con los comunistas.

Por su parte, Beatriz Sánchez se mostró satisfecha ante los resultados preliminares obtenidos hacia el final de la jornada. “Hoy estamos cambiando el mapa político de Chile, no solamente por este millón 200.000 votos, sino por todos los votos que hoy nos van a dejar una bancada parlamentaria del Frente Amplio”, dijo emocionada a periodistas.

De manera paralela, el Congreso aumentó de 120 a 155 los diputados y de 38 a 50 los senadores. En esta elección se votó por la totalidad de la Cámara Baja y por 23 legisladores. El resto, hasta completar los 50, se escogerán en los comicios del 2021. Dado que en Chile rige desde ahora un nuevo sistema electoral proporcional, el conteo de los sufragios de diputados y senadores se prolongará por varias horas más.

El domingo también se eligieron a 278 consejeros regionales.