SANA, Yemen (AP) — Enfrentamientos entre el ejército de Yemen y la rama local de al-Qaida causaron la muerte de 13 presuntos milicianos y cuatro soldados, informaron funcionarios de las fuerzas armadas.

Los funcionarios informaron que el enfrentamiento empezó en las primeras horas del día cuando un auto cargado con explosivos estalló en un campamento militar en la ciudad de al-Qatn, provincia de Hadramawt, en el sur del país. Luego hubo un ataque de milicianos que desató un tiroteo que se prolongó por más de una hora en el que murieron 10 presuntos extremistas y cuatro soldados.

El ejército también lanzó ataques con artillería contra una casa donde se presume que se escondían combatientes de al-Qaida, lo que causó la muerte de tres supuestos militantes, señalaron los funcionarios que solicitaron el anonimato porque no están autorizados a dar información a la prensa.

Las autoridades estadounidenses consideran que la rama de al-Qaida en Yemen, país de la Península Arábica, es la célula más peligrosa de este grupo en el mundo. Estados Unidos da asistencia a las fuerzas de seguridad de Yemen y lanza ataques con aviones no tripulados contra presuntos milicianos.

Además de los enfrentamientos en el sur, el gobierno combate a un poderoso grupo rebelde chií establecido en el norte del país que durante años ha mantenido enfrentamientos con el gobierno e islamistas ultraconservadores.

Durante dos semanas las autoridades estuvieron en alerta y el organismo de seguridad del país advirtió que rebeldes del grupo Hawthi habían transportado armas y tomado posiciones en techos de edificios, además de colocar tiendas cerca de al menos tres ministerios. El grupo había demandado la instalación de un nuevo gobierno y la restauración de subsidios completos a los combustibles.

El sábado, el presidente Abed Rabbo Mansour Hadi pidió al grupo que terminara con sus protestas en la capital y dijo que volverá a enviar una delegación presidencial al norte para reanudar las pláticas para terminar con el enfrentamiento.