YANGON, Myanmar (AP) — Aung San Suu Kyi realizó el jueves su primera visita como líder de Myanmar a una región agitada por conflictos, donde el éxodo de más de medio millón de musulmanes rohingya que tratan de escapar de la violencia del estado ha dado pie a la crisis asiática de refugiados más grave en décadas.

Suu Kyi es objeto de un intenso examen internacional por su respuesta al éxodo, que la ONU califica de "limpieza étnica", y su gobierno dice que está trabajando en un plan para repatriar a quienes huyeron a Bangladesh.

Suu Kyi llegó a la capital del estado, Sittwe, por la mañana y se dirigió a Rakhine, en el norte, donde hay muchas aldeas rohingya. Durante su campaña del 2015, visitó el sur de Rakhine, donde no ha habido muchos conflictos.

"La consejera estatal acaba de llegar, pero va camino a Maungdaw, en el norte de Rakhine, con funcionarios estatales", dijo Tin Maung Swe, subdirector del gobierno de Rakhine, usando el título oficial de Suu Kyi.

El portavoz del gobierno Zaw Htay no divulgó de inmediato los planes del viaje de Suu Kyi debido a medidas de seguridad.

Más de 600.000 musulmanes rohingya han escapado a Bangladesh desde el 25 de agosto, cuando las fuerzas de seguridad en Myanmar, de mayoría budista, comenzaron lo que llamaron "operaciones de liquidación" en respuesta a ataques de insurgentes a puestos policiales. La campaña incluyó el incendio de villas rohingya y presuntas violaciones generalizadas de derechos humanos.

Muchos rohingya han dicho que escaparon después de que soldados de Myanmar y turbas budistas incendiaron viviendas, violaron personas y abalearon gente, tomando una ruta peligrosa y a veces mortal a través de junglas y el mar hasta Bangladesh.

El éxodo se ha reducido en ciertas ocasiones pero no ha parado.

El jueves por la mañana, al menos 2.000 rohingya hambrientos y aterrorizados estaban apiñados en campos de arroz situados cerca de un cruce fronterizo en el río Naf. Ellos habían esperado más de 24 horas para obtener permiso para ingresar a Bangladesh y pasaron la noche en los campos de arroz.